Boletín

Ángel Correas: “Si tiene una asociación y no le ha llamado Sánchez, no pierda la esperanza"

El análisis de la actualidad del director de 'La Mañana Fin de Semana'

Audio

 

Ángel Correas

Presentador de 'La Mañana Fin de Semana' y 'Mediodía COPE Fin de Semana'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 10:06

Pedro Sánchez lleva 14 encuentros con todo tipo de asociaciones, 180 colectivos sociales de múltiples materias. Es el coleccionista de reuniones. Si usted tiene una asociación y no le ha llamado Sánchez, no pierda la esperanza. Todavía hay tiempo. Sólo es necesario definirse como progresista y entrará usted en el selecto club de los “reunibles”. Y de regalo una foto con el presidente en funciones.

Han sido 14 reuniones de las que no saldrá ningún pacto de estado, ninguna nueva legislación. Son reuniones que sirven a Pedro Sánchez para armar mediática y políticamente la estrategia para presionar a Unidas Podemos y evidenciar que el partido de Pablo Iglesias se queda aislado al no apoyar la investidura del presidente del Gobierno.

La estrategia pasa ahora por sintetizar estas reuniones a un “programa abierto”, como lo llama el presidente en funciones, un programa que presentará al resto de partidos que pueden apoyarle, es decir, este programa abierto son lentejas y cuecen al ritmo que marca el presidente en los fogones de Moncloa.

Es lo que le va a poner encima de la mesa a Podemos para meterle más presión y que acepte apoyar un gobierno de Sánchez desde fuera o si no elecciones.

Hasta entonces, Sánchez apura y dice que a finales de mes hablará con todos, con el PNV, con los nacionalistas de Cataluña y con Podemos. Textual. En estas palabras de Sánchez hay un matiz importante. El presidente en funciones habla de nacionalistas en Cataluña y no independentistas. Claro, si hay que negociar es mejor suavizar los términos de cara a la opinión pública. Es más “amable” avanzar que vas a negociar con nacionalistas que con separatistas.

14 reuniones lleva Sánchez. Ya puestos, se podría reunir con la ONG española Open Arms que lleva más de una semana buscando un puerto seguro donde desembarcar 160 personas que lleva a bordo. Mantiene su pulso al gobierno italiano y esta noche ha rescatado a 39 personas más. El ministro de interior de Italia, Mateo Salvini le ha mandado otro recadito al Gobierno español. Si tiene bandera española, dice, que desembarquen en Ibiza o Formentera donde, según Salvini, ya podrían haber llegado después de 8 días.

Salvini no da puntada sin hilo. El ministro de Interior Italiano, acaba de reventar su Gobierno de coalición con el Movimiento 5 Estrellas y conduce a Italia a una nuevas elecciones generales. Su discurso sobre la inmigración es clave en su política y este caso del Open Arms es una bandera que agitará con fuerza. Como lo fue el Aquarius en su día. La diferencia es que hoy el Gobierno español guarda silencio, se pone de perfil o despeja balones.

Y hace un par de semanas, recordábamos con todo lujo de detalles la gesta que supuso la llegada del hombre a la luna. Los 50 años del alunizaje.

Hoy se cumplen 500 años del inicio de otra gran gesta en la historia de la humanidad que tuvo a marinos españoles como protagonistas. La primera vuelta al mundo de Magallanes y Elcano. Un hito, un viaje increíble, una epopeya que debería brillar con luz propia en nuestra historia pero que sin embargo, en España ha costado reconocer en este quinto centenario... Portugal lleva meses reclamando su aportación a esta gesta mientras en nuestro país, que sufragó la expedición, ha costado poner en marcha la maquinaria de la memoria.

Este 10 de agosto se cumplen 500 años desde que los 5 barcos de la flota partieron desde Sevilla en 1519. 3 años después, solo regresó un de las naves, la Victoria, capitaneada por Juan Sebastián Elcano. Habían salido 239 hombres y regresaron 18. Lo que pasó en esa travesía es digno de ser recordado. Hoy, desde luego, toca. A ver si estamos a la altura de nuestra propia historia

Lo más