Boletín

Audio

El comentario de Santi González en 'Herrera en COPE' del martes 16 de abril de 2019

En nuestra cabeza siguen las terribles imáganes del incendio de la Catedral

Santiago González

Colaborador

Tiempo de lectura: 2Actualizado08:47

El análisis de la actualidad de Santi González en ‘Herrera en COPE’.

Nuestro querido Sergio Barbosa acuñaba a las seis de la mañana una poderosa imagen que nos ha tenido en vilo, mientras la catedral de Notre Dame mostraba las huellas irreparables del siniestro: “Una gigantesca cruz ardiendo en medio de la oscuridad”.

El incendio de Notre Dame viene a coincidir con un extemporáneo rebrote de anticlericalismo en España. Nunca se habían visto imágenes como las de Valladolid, con concejales del PSOE atacando la procesión de la borriquita al grito de ‘España, mañana, será republicana’. Todo está relacionado. El presidente del Gobierno y de los concejales de Valladolid colgó en Twitter una consigna impresionante: “Salud y República”. Los CDR ponían en Barcelona una timba para tirar dardos a un retrato del Rey Felipe VI. 

Pero volvamos al fuego, dejadme, ay, que yo prefiera la hoguera, la hoguera, la hoguera, cantaba Javier Krahe y esto vale también para nuestra inquisición de izquierdas: la única iglesia que ilumina es la que arde. “Arderéis como en 36” gritaba la portavoz municipal y espesa de Carmena en su asalto a la capilla de la Complutense, en una clara muestra de sus imprecisiones. Las iglesias españolas ardían desde la primavera de 1931.

Máximo Pradera hizo un tuit: “Pudiéndose haber quemado La Almudena, va y se quema Notre Dame. El Destino es gilipollas”. Rorschach, que tiene nombre de test, se hacía eco de ello en mi blog con laconismo ejemplar: “El Destino es Máximo Pradera”.

Voces autorizadas señalan como más probable causa del siniestro un descuido, un accidente durante las obras de restauración que se estaban realizando en ella. Convendría no perder de vista un par de precedentes que cita el diario ABC: en la última semana se han producido una docena de ataques y profanaciones a iglesias católicas francesas. Santiago Fontenla se hacía eco de la llamada yihadista a atentar contra la Semana Santa en un video hecho público la víspera del incendio que hoy lamentamos. Las imágenes que acompañaban el llamamiento eran las del atentado de Barcelona de agosto del 17 y escenas de Valencia y Málaga, más en la línea Max Pradera, habría que decir.