Los platos españoles que generan más polémica en la sociedad

La tortilla de patatas, el gazpacho... ¿cómo se deben elaborar correctamente?

Los platos españoles que generan más polémica en la sociedad

 

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:24

La comida es algo que se tiene muy en cuenta en nuestro país. Las calles de las grandes ciudades están abarrotadas de restaurantes en los que poder disfrutar de los productos más típicos de nuestra gastronomía. La carta española está repleta de manjares que, en algunas ocasiones, dividen a los españoles y a los turistas por los ingredientes que componen esos alimentos. A continuación vamos repasar esos platos que generan “más polémica” en las mesas de España.

Tortilla de Patatas, con o sin cebolla

Este debate ha surgido en la mayoría de las cocinas de nuestro país: ¿es mejor la tortilla con cebolla o sin cebolla?

Los que están en contra de añadir este ingrediente a sus obras culinarias sostienen que la auténtica tortilla española solo debe llevar huevo, aceite de oliva, patata y sal. De tal manera que cualquier tipo de innovación, en este caso la cebolla, alteraría la formación clásica de la tortilla.

Los que apoyan la suma de cebolla a sus tortillas defienden que este producto incorpora un toque meloso y dulzón a la tortilla. Eso sí, es necesario una cocción equilibrada para que combine bien con las patatas, ya que si no se hace de forma correcta puede acabar en puré.
 

La paella, un plato experimental

La paella puede hacerse de marisco, de carne, de pollo. Son muchas la combinaciones que podemos encontrar si nos damos una vuelta por varios restaurantes.

Los que apoyan la “innovación” en este plato piensan que el arroz se debe nutrir de productos autóctonos, como sucede cuando se añaden productos como las salchichas o las cigalas.

Los opositores a esta idea piensan que el sabor del arroz se altera demasiado rápido, por lo que no se debe “experimentar demasiado” con los compañeros de cocción del arroz.

La verdadera receta del Gazpacho, ¿qué debo echar?

Es uno de los platos más típicos del verano español. Muchos expertos relacionan este plato con la alta cocina española, pero los grandes cocineros no desvelan sus recetas, ni tampoco que ingredientes utilizan.

Algunos cocineros piensan que es un plato muy fácil de tunear, y que permite desprender cierta imaginación en la cocina. Por lo que cualquier tipo de alimento que se le añada, siempre que no altere mucho el sabor, será bien recibido.

Los más puristas piensan que la combinación de pimiento, pan y tomate es inalterable, ya que es uno de los platos más típicos de la cocina veraniega y por respeto no debe ser alterado.

Lo más