Boletín

En 'El Espejo'

Miquel Ramón explica los pormenores del curso sobre diálogo entre ciencia y fe

Organizado por la Facultad de Teología de Cataluña, es el primer curso que aborda esta materia en la Iglesia Católica

Audio

 

Natxo de Gamón
@NatxodeG

Redactor de Religión

Madrid

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 17:21

Miquel Ramón es uno de los profesores de Science & Faith in Dialogue ('Ciencia y fe en diálogo'), un curso online que analiza esta materia y que está organizado por la Facultad de Teología de Cataluña y patrocinado por el Pontificio Consejo para la Cultura y la Fundación John Templeton.

Ramón es sacerdote y licenciado en bioquímica. Vive ambas vocaciones de forma integrada. “La ciencia y la fe no son dos visiones del mundo contrapuestas, son complementarias. Ayuda mucho el poder ver que estas dos disciplinas nos permiten una visión mucho más completa de la realidad”.

El profesor de Science & Faith in Dialogue también asegura que “cuando uno se acerca a los textos de los grandes científicos del siglo XX se da cuenta de que ellos tienen una visión mucho más ponderada de su objeto de estudio, porque consideran que cada vez que investigamos algo se nos van abriendo más preguntas y ahí sí que se ve el reconocimiento de una cierta inteligencia que está detrás de toda la realidad”.

Toda la contraposición entre ciencia y fe es producto “del positivismo, en el cual se considera que, a día de hoy, la verdad sólo la dice la ciencia, y sólo podemos dar como bueno aquello que se puede reproducir en un experimento científico o aquello que responde a unas leyes determinadas por la ciencia”, explica Ramón, que afirma que “el hombre, a lo largo de la historia, ha tenido muchas otras fuentes de conocimiento: el arte, la religión, las expresiones de la fe, etc. Muchas fuentes de conocimiento que parece que con la llegada de la ciencia han quedado relegadas”.

“Muchas veces hablamos de la fe y nos quedamos en su contenido, olvidándonos de que es un método de conocimiento. Cuando hemos subido en el autobús para ir a trabajar, cuando nos hemos comido el menú en el restaurante, nos fiamos de que la persona que nos atiende quiere nuestro bien y no nos engaña. Aunque no lo pareza, la fe como método de conocimiento está muy arraigada en nuestro ámbito de vida y hace que la convivencia social sea posible”, apunta Miquel Ramón.

Hablando ya propiamente del curso, el sacerdote y bioquímico señala que el método que emplea es muy interactivo. “Cada lección tiene un pequeño vídeo, y algunos documentos y otros contenidos online que permiten que cada uno vaya progresando a su ritmo”, señala Ramón, que también asegura que en el curso “se ha querido cuidar el detalle de que la ciencia y la fe no compiten por un espacio y, por otro lado, hacer memoria de que, a lo largo de la historia, muchísimos descubrimientos han sido hechos por religiosos. Sin ir más lejos, nos olvidamos de que el padre del Big Bang es el sacerdote belga Georges Lemaître”.

Para hacer este curso no es necesario ser experto en ninguna materia científica. “La mayoría del público son personas cristianas, muchos catequistas y profesores de Religión que quieren profundizar un poco más en la fe y aclararse en estos temas”, concluye el sacerdote y bioquímico Miquel Ramón, profesor de este curso online Science & Faith in Dialogue.

Más información sobre el curso en su página web.

Lo más