COPE

Insectos palo, erizos o loros: los animales más curiosos que ha tratado Yolanda, una veterinaria todoterreno

Con motivo del día internacional de los veterinarios, la 'fósfora' ha explicado cómo es el trabajo de estos profesionales que velan por la salud del reino animal y del humano

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:55

Con motivo del día internacional de los veterinarios, este jueves en 'Herrera en COPE' nos hemos aproximado a su trabajo diario preguntándoles cuáles son los casos más curiosos que han tenido que atender. Porque a estos profesionales lo que más les importa es el bienestar de los animales y la protección de la salud pública, especialmente cuando pueden transmitirse enfermedades de animales a personas como ocurre actualmente con el nuevo coronavirus.

Entre todas las llamadas ha destacado la de Yolanda, una veterinaria todoterreno que cuenta en su haber con cientos de experiencias, especialmente de animales exóticos, que son su especialidad. "Hay gente mayor que se dedica a criar gallinas de exposición para concurso que a lo mejor te traen una cosa que es como una bolita de plumas y no sabes dónde tiene la cabeza, dónde tiene la cola...", ha comenzado a decir.

ESCUCHA AQUÍ A TODOS LOS 'FÓSFOROS'

Sin embargo, pocas cosas se comparan con los insectos palo, "un animal que se mimetiza con la naturaleza", de forma que si, por ejemplo, se coloca en un palo, va a parecer un palo. "Estudias ciertas cosas, pero el insecto palo es que es una cosa tan rara que no lo sueles ver en la carrera.

"Cuando llevas tiempo ejerciendo se le ve en la cara, en la actitud, por ejemplo, en los pájaros se inflan las plumas porque no se encuentran bien", ha dicho Yolanda sobre la forma en que es capaz de diagnosticar las enfermedades que sufren los animales. "Teníamos a un loro que era bastante mayor, tenía unos 17 años o así, y el problema era que cuando lo traían se ponía muy nervioso y empezaba a gritar 'socorro, socorro, socorro".

Otra de las anécdotas que ha contado Yolanda tiene a un erizo como protagonista. Su dueño era un estudiante y todas las semanas lo llevaban a consulta porque se enrollaban los pelos de la novia en las púas y en las patitas del animal. "Para quitarle todos los rollos de pelo que llevaba había que dormirlo todas las semanas, había que ponerlo con anestesia" porque muchos no se dejan manipular, ha explicado Yolanda sobre el trabajo de estos profesionales que ciudan de la salud de los animales, pero también de las personas impidiendo el salto de las enfermedades del reino animal al humano.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2