• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

González: “La extraña fijación de Sánchez por las tumbas y sus visitas a las de Machado, Azaña y Campoamor"

Mientras quiere desahuciar a Franco de la suya en el Valle de los Caídos

Audio

 

Santiago González

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 08:33

El análisis de la actualidad de Santi González en 'Herrera en COPE'.

El presidente Calamidad tiene una extraña fijación por las tumbas. Quiere desahuciar al dictador de la suya en el Valle de los Caídos y después de visitar las de Machado y Azaña, ayer le tocó el turno a la de Clara Campoamor en el cementerio de Polloe. Doctores tiene el psicoanálisis que sabrán dar cuenta de esto, pero hay algo que desde aquí quiero proponer al doctor Plagio sin otro afán que el de colaboración. Cuánto mejor sería para la cosa pública y para él mismo, para su acervo cultural, dejar de visitar tumbas y en su lugar, leer a los finados

De Machado, 'Juan de Mairena' y 'Campos de Castilla', para ver si se le queda dónde nació Machado. De Azaña'La velada en Benicarló', para ver si aprende una cierta idea de España. Y de Clara Campoamor, ‘La revolución española vista por una republicana’ y el impresionante relato que hace la autora de su temor a que los versos de Machado fueran superados con ella, que no una, sino las dos Españas le helaran el corazón. Y ayer, puesto que estaba en Polloe, visitar la tumba de Fernando Múgica Herzog, asesinado por ETA hace 23 años.

Hoy también es noticia que Pablo Iglesias se anuncia con un cartel y su denuncia por parte del propio Iglesias. Vuelve el hombre, el abrótano macho y rectificar es el primer acierto en el camino de la virtud. El año pasado fue una foto de Iglesias, Errejón y Espinar con el rótulo ‘Nosotras’, pero es que la foto de este año es la que Iglesias tiene plantada en su cuenta de Twitter. 

No hay dos sin tres. El proceso al procès sigue dando malas noticias a los procesados. Ayer, el testimonio de la agente judicial Montserrat del Toro, una mujer con miedo acosada por la turba marcó otro momento cumbre del proceso. Y otro corte de Marchena al abogado Pina: “Yo a usted sí puedo interrumpirle. Usted a mí, no.

Lo más