No tomes nunca ibuprofeno ni paracetamol en estos casos tan comunes

Ambos son dos de los medicamentos más consumidos por los españoles, pero hay algunos casos en los que está especialmente desaconsejado 

No tomes nunca ibuprofeno ni paracetamol en estos casos tan comunes

 

Ismael Figueroa
@IsmaelFigueroa_

Redactor COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 13 oct 2019

Fármaco antiinflamatorio no esteroideo (AINE) usado principalmente para evitar síntomas de dolor y fiebre”. Esta es la definición de ibuprofeno, uno de los medicamentos más consumidos por los españoles.

En cambio, el paracetamol es un analgésico para controlar el dolor causado por afecciones articulares, otalgias, cefaleas, dolor odontogénico, neuralgiaso hasta procedimientos quirúrgicos menores. También se usa al igual que el ibuprofeno para tratar la fiebre.

Más de 27 dosis diarias por cada mil habitantes son los ibuprofenos que se prescriben, según un informe de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios. Además, el paracetamol es uno de los fármacos más prescritos por su eficacia y seguridad.

Sin embargo, hay muchos casos en los que no se debe recurrir a estos medicamentos si no se quiere empeorar aún más.

IBUPROFENO

-La utilización excesiva del ibuprofeno aumenta las probabilidades de sufrir un ataque al corazón, según diversos estudios. Esto indica que los pacientes con problemas cardíacos deben tener mucho más cuidado.

-La mezcla de ibuprofenos con medicamentos anti coagulantes puede subir el riesgo de tener problemas de hemorragias.

-Si tienes problemas gastrointestinales, el uso de este medicamento no los mejora, sino que los empeora. En el prospecto ya vienen indicados sus posibles efectos secundarios en las vías intestinales.

ctv-2ec-base image

-En el caso de las embarazadas, está totalmente desaconsejado en el primer trimestre. Este podría aumentar el riesgo de aborto o afectar al desarrollo del feto.

-Sobre las infecciones del tracto urinario, numerosos expertos recomiendan no usar el ibuprofeno porque puede elevar el riesgo de sufrir complicaciones.

-El alcohol y las pastillas, mal asunto. El ibuprofeno multiplica los efectos del alcohol hasta niveles elevados pudiendo dar lugar a una intoxicación o incluso llegando a dañar la mucosa digestiva.

-Para los deportistas también hay contraindicaciones. Los corredores de maratones o las personas que hagan ejercicio intenso, el fármaco les puede aumentar el riesgo de sufrir daño en los riñones.

-Los asmáticos tampoco se salvan. El ibuprofeno puede desencadenar o empeorar un ataque de asma.

-En la analítica, tomar este medicamento antes de realizar alguna prueba puede alterar los resultados finales.

PARACETAMOL

-Tomar en exceso demasiado paracetamol puede provocar nefropatía intersticial. Puede llegar a ser dañino para el hígado. Lo recomendable es tomar la dosis mínima y en el menor tiempo posible.

-Su efecto llega más tarde que el ibuprofeno (30 minutos). El fármaco no empieza a actuar en el cuerpo hasta pasados los 45 o 60 minutos.

-El dolor y fiebre solo disminuyen durante cuatro horas. El ibuprofeno puede prolongarse hasta seis.

-No posee propiedades antiinflamatorias que el ibuprofeno sí tiene. Por ello, es mucho menos eficaz para reducir los dolores asociados a las lesiones corporales o inflamaciones.

-Los pacientes que tienen alergias o sensibilidad a determinados componentes, tampcoo deberían tomar paracetamol.

-No es recomendable que los niños tomen paracetamol por encima de los 400 miligramos.

-Puede tener graves efectos secundarios como malestar, bajada de tensión, presencia de orina turbia o incluso una bajada de azúcar.

-Por último, para las embarazadas sí es recomendable usar este fármaco. Se trata del único medicamento seguro durante los nueve meses de gestación.
 

¿QUÉ TOMA LA GENTE?
 

Lo más