• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

70 años después, el misterio más grande de la historia de Australia está a punto de resolverse

Un hombre aparece muerto en una playa en 1948 con la ropa planchada y los zapatos relucientes. En un bolsillo oculto, un papel con un extraño mensaje

ctv-ko4-4e03028bf164eaadd2c244a7ac70d3c15f656386

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19 oct 2019

Es diciembre de 1948, un día caluroso en Nueva Gales del Sur, en la costa sur de Australia. Un cadáver misterioso aparece en la playa de Somerton Park, muy cerca de la ciudad de Adelaida.

El hombre luce un traje completo, planchado y limpio, zapatos impecables. Un cigarro sin encender sobre su hombro. No lleva ningún documento que revele su identidad.

ctv-plu-marcado-con-una-x-el dbcidyqh 1200x0 1

Al analizar el cuerpo, los agentes hacen un singular descubrimiento: en un bolsillo secreto, junto al cinturón, se esconde un pequeño trozo de papel. Al abrirlo, los policías leen unas extrañas palabras: "Tamám shud". Investigando, lo que descubren les deja aún más atónitos. El papel ha sido extraído de una copia de Rubaiyat, una colección de poesías del poeta iraní Omar Jayam"Tamám shud" significa "terminado".

La autopsia oficial revelaba que el hombre había fallecido de un ataque al corazón. Y sus registros dentales y sus huellas digitales no coincidían con nadie registrado ni por las autoridades australianas, ni por el FBI ni por Scotland Yard. Los investigadores sospechaban que el hombre había sido envenenado. Pero no se podía demostrar. 

ctv-ojc-una-autopsia-dictamino-que-murio xnblq4q3 1200x0 1

El hombre del libro

Unos meses después, un hombre apareció en una comisaría con una copia del Rubaiyat. De la contraportada había sido arrancada la frase "Tamám shud".

Según aseguraba, alguien había lanzado ese libro en su coche cuando estaba aparcado muy cerca del lugar donde fue encontrado el cadáver misterioso.

En la contraportada del libro, los agentes descubrieron un número de teléfono, otro número no identificado y un mensaje encriptado.

ctv-4ly-un-mes-y-despues-de fxhzgpyg 1200x0 1

Llamaron al teléfono y contactaron con Jessica Thomson, una enfermera que vivía a unos 400 metros del lugar donde fue localizado el cuerpo. Jessica no conocía al fallecido, pero admitió haber dado una copia del Rubaiyat a un hombre llamado Alfred Boxhall.

Los investigadores estaban emocionados, por fin tenían una pista. Tardaron en localizar a Boxhall, pero al encontrarlo no podían contener la emoción: por fin sabrían el misterio del cadáver.

Pero al hablar con Boxhall, su gozo en un pozo. No sabía nada del tema, y el libro que le había regalado Jessica estaba intacta.  

Silencio total

A partir de ahí, silencio total. El cadáver fue enterrado en el cementario de Adelaida y los investigadores desarrollaron varias teorías, pero ninguna se pudo probar. Muchos sospechaban que se trataba de un caso de espionaje, en plena Guerra Fría. 

En 2009, el profesor de la Universidad de Adelaida Derek Abbott intentó reabrir el caso. Pidió la exhumación del cuerpo para cerrar el caso de una vez por todas. Abbott está casado con una mujer que asegura ser la nieta del fallecido.

Finalmente, diez años después, la fiscalía ha aprobado la exhumación del cadáver. Si coincide con el ADN de la "nieta", se descubrirá su identidad.

Lo más