COPE

Se cumplen 33 años del atentado más sanguinario de ETA con el que, según Otegui, "la intención no era matar”

Se cumplen 33 años del mayor atentado de ETA con el que, según Arnaldo Otegui, líder de Bildu y condenado por pertenencia a la banda: “La intención no era matar”

Se cumplen 33 años del atentado más sanguinario de ETA con el que, según Otegui: “La intención no era matar”
Fernando J. Romero
Twitter Fernando Jesús

Redactor

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:59

Casi una década después del anuncio de ETA de abandonar las armas, su brazo político y heredero de todo lo que suponía la banda terrorista, EH Bildu, continúan sin condenar ni uno sólo de los cerca de 850 asesinatos perpetrados a sangre fría por los etarras.

Un recuerdo que debemos de tener muy presente los demócratas, especialmente en días como hoy, cuando se cumplen 33 años del mayor atentado de la historia de ETA, el que cometieron en el Hipercor de Barcelona y donde perdieron la vida, por la barbarie de estos asesinos un total de 21 personas.

EL ATENTANDO DE HIPERCOR, EL MÁS SANGUINARIO DE ETA

En aquel 19 de junio de 1987, 4 niños, 5 hombres y 12 mujeres no regresaron a casa. Sus vidas les fueron robadas por un coche bomba cargado con 27 kilos de amonal y 200 litros de líquidos incendiarios, a lo que los asesinos de ETA le añadieron pegamento y escamas de jabón, lo cual multiplicaba el poder devastador de la carga explosiva.

De hecho, según reza la sentencia del caso, en un párrafo que, tan sólo con leerlo, pone la carne de gallina, señala que “varias personas resultaran atrozmente quemadas y mutiladas, sin posibilidad alguna de escapar ante la oscuridad producida por el humo negro y los materiales incendiarios adheridos a sus cuerpos, que no podían desprenderse ni apagarse”.

LA SORPRENDENTE AFIRMACIÓN DE OTEGUI: "LA INTENCIÓN NO ERA MATAR"

Son sólo 34 palabras, pero las suficientes para que el corazón se encoja en el pecho solamente con imaginar la carnicería que ese día se vivió en Barcelona. Sin embargo, años más tarde, en una entrevista concedida por Arnaldo Otegui, actual líder de EH Bildu, y miembro de ETA condenado por terrorismo, al periodista Jordi Évole y que las redes sociales han rescatado, Otegui asegura que en el atentado de Hipercor, el más sanguinario de esta banda de asesinos, “la intención no era matar” y encima apostilla que “eso hay que dejarlo claro”.



  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Quizás algún día el líder de Bilbu pueda explicar a la sociedad española y, especialmente a esas 21 familias que quedaron marcadas de por vida, cuál era la intención de ese coche bomba colocado en el Hipercor de Barcelona. Como de manera acertada la replicó Évole a Otegui: “Si pones un coche bomba en un supermercado y la intención no es matar no sé muy bien cual es”.

Éstas fueron las personas que, aquel 19 de junio de hace 33 años, ya no volvieron a casa porque así lo decidieron los asesinos de ETA: los niños fueron dos parejas de hermanos, Susana y Sonia Cabrerizo, y Silvia y Jordi Vicente. Luis Enrique Saltó, Rafael Morales, Felipe Caparrós, Xavier Valls, José Valero, Milagros Amez, María del Carmen Mármol, María Emilia Eyre, Mercedes Manzanares, Luisa Ramírez, María Teresa Daza, María Paz Diéguez, Matilde Martínez, Mercedes Moreno, Consuelo Ortega, Bárbara Serret, María Rosa Valldellou.

Ese mismo año del sanguinario atentado de Hipercor, ETA volvió a causar mucha muerte, dolor y destrucción, con otro coche bomba que hizo estallar el 11 de diciembre de 1987 en la Casa Cuartel de Zaragoza. Allí le robaron la vida a otras 11 personas.


También te puede interesar:

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2