COPE

La duda que plantea Martínez Almeida sobre José Manuel Franco que pone en riesgo su puesto

La duda que plantea el alcalde de Madrid, José Luís Martínez Almeida, sobre el Delegado del Gobierno, José Manuel Franco, que pone en riesgo su puesto

La duda que plantea Martínez Almeida sobre José Manuel Franco que pone en riesgo su puesto
Fernando J. Romero
Twitter Fernando Jesús

Redactor

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 21:00

¿Se puede ser Delegado del Gobierno en una comunidad autónoma y a la vez secretario general de un partido en esa misma comunidad? La lógica nos dice que no, pues aunque los delegados del Gobierno son personas vinculadas al partido de turno que, en ese momento, ocupe el sillón de Moncloa, por regla general no son personas que ocupen cargos orgánicos destacados.

La razón es muy sencilla. Cuando los secretarios generales autonómicos de los diferentes partidos tienen que hacer política, entrar en faena, bajar al ring dialéctico y criticar lo que hacen o dejan de hacer los otros grupos… ¿qué pasa?, ¿con qué cara se presenta luego, si se es Delegado del Gobierno, a una reunión con el presidente o presidenta de una comunidad a la que has tenido que criticar antes? No parece que pueda haber mucha lealtad entre ellos.

Esa es precisamente la cuestión que ha puesto hoy sobre la mesa el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, en relación con el Delegado del Gobierno madrileño, el cuestionado por la autorización de la manifestación del 8-M en la capital, José Manuel Franco, quien a su vez es Secretario General del PSOE de Madrid.

Y es que según Martínez-Almeida, Franco habría asegurado en una reunión interna del PSOE que “hay que desestabilizar el Gobierno de Madrid”, unas declaraciones por las que le ha exigido “pedir disculpas al conjunto de los madrileños por entender que se puede retorcer políticamente un tema como elemento de desestabilización”.

“El Delegado del Gobierno no se puede permitir decir eso” y luego pretender mantener relaciones con el Gobierno de la Comunidad de Madrid, ha aseverado el alcalde de la capital, para quien Franco “se tiene que plantear si puede seguir acudiendo a las reuniones en Ferraz, con el presidente del Gobierno, para endurecer y crispar el ambiente en la Comunidad de Madrid y al mismo tiempo ser Delegado del Gobierno”.



El popular también al actual Delegado del Gobierno madrileño “utilizar políticamente el dolor natural de todos aquellos que han perdido a sus seres queridos en las residencias y utilizar expresiones como hay que retorcer el tema de las residencias para desestabilizar el Gobierno de la Comunidad”.

“Aquí el problema no lo tiene el Gobierno de la Comunidad de Madrid, sino que lo tiene José Manuel Franco”, ha subrayado Martínez-Almeida.

Con este nuevo cruce de declaraciones, que se suman, entre otros muchos frentes abiertos entre el Gobierno central y de la comunidad, a la estrategia que mantiene el Ejecutivo de Sánchez para culpar a toda costa a Díaz Ayuso y al PP de las muertes en las residencias madrileñas, queda claro que los tres años que aún quedan de legislatura van a ser muy complicados políticamente, especialmente porque, como ha quedado demostrado una vez más con las declaraciones de Franco, el PSOE va a poner todas las trabas posibles para conseguir sacar a Ayuso del gobierno.


También te puede interesar:

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Santa Misa

Santa Misa

Programación Especial

Escuchar