Boletín

Más broncas que propuestas en un debate que vuelve a demostrar la inconsistencia de Sánchez

Casado intenta recuperar liderazgo frente a Rivera, que enerva al candidato socialista, y a Iglesias, que salió al rescate del presidente

Más broncas que propuestas en un debate que vuelve a demostrar la inconsistencia de Sánchez

JuanJo Martín

J.E. / AGENCIAS

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 02:18

El tono bronco, las descalificaciones y la crispación constante han dominado el segundo debate 'a cuatro' en menos de 24 horas que ha enfrentado a Pedro Sánchez, Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. El líder del PP ha tomado en esta cita un papel más protagonista y además de avasallar a Sánchez también ha entrado al duelo con Rivera. Mientras, Sánchez ha encajado los golpes sin capacidad de respuesta y ha intentado usar la violencia de género como arma de forma estéril ante la contundente reacción de Casado y Rivera. Iglesias ha adoptado un carácter moderado y ha salido al rescate del candidato socialista en diversas ocasiones, alertando eso sí del pacto PSOE-Cs que por primera vez Sánchez ha descartado.

 
Embed Playbuzz

Casado y Rivera han protagonizado por momentos un duro enfrentamiento sobre diversas cuestiones, como las pensiones, los impuestos, o la eutanasia, en el debate a cuatro de Atresmedia.  Si en el debate de ayer en RTVE Casado evitó confrontar con Rivera, a quien ve como su posible socio de Gobierno frente al "adversario" Sánchez, hoy no ha eludido replicar a las críticas del líder de la formación naranja, que se ha proclamado el "presidente de las familias". Un ámbito en el que Casado se ha erigido varias veces en defensor, así como en la rebaja fiscal, por lo que ha rechazado las críticas de Rivera en esta sentido. Incluso ambos se han enzarzado en un rifirrafe al llegar al tema de la vivienda, en el que ha llegado a mediar la moderadora Ana Pastor.  Pero además Rivera ha lanzado a Casado el reto de llegar a un acuerdo para regular la eutanasia porque "el dolor no entiende de ideologías ni la caridad tampoco", ha advertido al líder del PP, al que ha avisado de que si quiere llegar a acuerdos en el Parlamento hay que regularla. [Así pide Iglesias a Rivera que no interrumpa: "Es muy maleducado, tus votantes no estarán orgullosos"]

A Casado no le ha hecho gracia que el líder de la formación naranja haya introducido este tipo de cuestiones "morales" para "rascar unos cuantos votos" y ha asegurado que el PP ya ha sido "pionero" en regular la muerte digna en las comunidades de Madrid, Galicia y Castilla y León. También ha mostrado Rivera claramente su desacuerdo con Casado sobre la ley del aborto, hasta asegurar que la intención del presidente de los populares de volver a la ley del 85 les "distingue" porque su partido cree que la normativa actual es "razonable" y debe mantenerse. El enfrentamiento entre Casado y Rivera sobre las pensiones y los impuestos ha sido aprovechado por Pedro Sánchez para reprocharles: "ya están con las primarias de la derecha, a ver quién dice la mayor barbaridad".

LA VIOLENCIA MACHISTA ENFANGA EL DEBATE

Donde Casado y Rivera se han unido ha sido para tirar por tierra la estrategia de Sánchez de usar la violencia machista como arma arrojadiza contra ambos. Casado ha iniciado el turno en este bloque del debate asegurando que el PP siempre ha estado en contra de la violencia machista y, por ello, ha impulsado un pacto de Estado contra esta lacra. A su juicio luchar contra esta violencia implica facilitar la autonomía de la mujer. "Que tengan un empleo y den un portazo al maltratador", ha añadido.  "Increíble. Estoy indignado", le ha respondido Sánchez al entender que vincula esa violencia exclusivamente con las mujeres desempleadas. Tras instarle a documentarse antes de hablar, el jefe del Gobierno le ha afeado que no crea que deba reformarse el Código Penal después de lo ocurrido con "la Manada" para que se tipifique que "un no es un no".  "Usted, señor Casado, desconoce lo que representa la violencia de género", le ha contestado Sánchez, al que el líder del PP le ha preguntado si indultaría a los miembros de "la Manada". 

Además, el candidato socialista ha denunciado que como consecuencia del pacto en Andalucía, la ultraderecha, en alusión a Vox, han empezado a enviar circulares a los médicos, psicólogos y trabajadores sociales para hacer una "lista negra" no de los maltratadores, sino de los trabajadores que luchan contra ella. Como prueba, ha mostrado a las cámaras y al resto de intervinientes en el debate esa circular. Y ha atacado directamente a Rivera al recordar que el documento parte de una consejería con un miembro de su partido al frente.  "Esto es una vergüenza, y es decepcionante que lo haga un partido que se denomina liberal", ha añadido. El líder de Cs le ha respondido subrayando que España no se merece un presidente como Sánchez "que juega con el dolor de las mujeres" y ha enfatizado en el hecho de que cuando se maltrata a una mujer, no es de un partido concreto, sino una mujer española. "No dé lecciones. Eguiguren, señor Sánchez", ha terciado Casado al recordar que el exdirigente socialista vasco Jesús Eguiguren fue condenado por maltrato a su mujer.  El líder socialista ha vuelto a poner sobre la mesa las "listas negras", mientras que Rivera le ha advertido que la causa contra la violencia machista no es de los socialistas porque han gobernado 21 años y sigue habiéndola, y ha acusado a Sánchez de "dinamitar" el pacto de Estado. Pablo Iglesias ha intervenido para expresar su "vergüenza" por la forma en que estaba discurriendo esta parte del debate, al tiempo que ha propuesto cambiar el Código Penal para que "sólo sí sea sí" y una serie de medidas parta ayudar a mujeres que se encuentran en esta situación.  "Lo que representa Vox es un retroceso en los derechos que las mujeres se han tenido que ganar en nuestro país. Decir esto no es ofender a nadie, es decir la puñetera verdad", ha sentenciado.

Vídeo

 

SÁNCHEZ NIEGA HABER PACTADO CON LOS INDEPENDENTISTAS

En cuanto a Cataluña, Sánchez, ha negado tajantemente haber pactado nunca con los independentistas, y ha remarcado que esta acusación de ambos es algo "falso" aunque se empeñen en repetir "mil veces una mentira".  Rivera, aprovechando que hoy es el día de Sant Jordi, ha traído un ejemplar de la polémica tesis de Sánchez y éste ha contraatacado mostrando el libro "La España vertebrada", un texto escrito por Fernando Sánchez Dragó sobre una serie de entrevistas al líder de Vox, Santiago Abascal.  "Aquí las mentiras vuelan entre Casado y Rivera y al final uno no sabe cuáles son porque cada vez se parecen más, y cada vez se parecen más a la ultraderecha", ha manifestado el líder del PSOE.  Sánchez ha añadido que aunque ambos puedan "repetir" una mentira su pacto con los independentistas catalanes es "falso" y ha agregado: "Falso es falso, no es no y nunca es nunca, que quede claro".

Sin embargo, mientras se expresaba en estos términos, Rivera le ha matizado desde su atril "¿lo dice usted en serio", en tanto que Casado le apuntaba "¿y Pedralbes qué fue, una jornada de picnic?", en referencia a la reunión que Sánchez mantuvo con el presidente catalán, Quim Torra, en Barcelona, el 20 de diciembre de 2018. A renglón seguido, el líder del PP ha aprovechado para arremeter contra el jefe del Ejecutivo al recordarle que desde su propio partido le consideran un "mentiroso" y reiterar que es él quien miente porque "todo el mundo le ha visto pactando con los independentistas.

Vídeo

 

Pablo Casado ha acusado también a Sánchez de blanquear el terrorismo y el separatismo por "un puñado de escaños" y Rivera ha sacado su ya famoso marco con una foto de Idioa Mendia, líder del PSOE, y Arnaldo Otegui juntos en una cena navideña. "Estas fotos dicen mucho. Muchos socialistas se avergüenzan de su política por Bildu y Otegi. Purgó a Edmundo Bal, pero él tiene más dignididad que usted y ahora viene en las listas con nosotros. Quiero ser el presidente que proteja a todos los españoles. Ni en Alsasua, ni en Rentería, ni en Vic van a decidir el futuro de toda España”, ha dicho Rivera.

Vídeo

 

Las diferencias abismales entre Sánchez y Rivera han llevado al presidente del Gobierno a asegurar hoy por primera vez que "no está en sus planes" pactar con Ciudadanos, un partido que, según ha subrayado, ha puesto un cordón sanitario al PSOE y que, si suma con PP y Vox, "hará lo mismo que ha hecho en Andalucía", ha dicho en su intervención. 

Vídeo

 

Lo más