Programa - La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Lunes a viernes de 15h a 19h

En 'La Tarde'

Una residencia contra la despoblación rural

La despoblación amenaza muchos pueblos de España. Una residencia está devolviendo la vida a uno de ellos.

Javier Martínez Reillo

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 19:03

Una sensación de frío, mucho frío. Es lo que transmiten las calles de un pueblo vacío en una noche de invierno. El silencio en esas calles donde hace 50 años jugaban los niños produce un poco de tristeza. Las pocas personas que viven las zonas despobladas de Castilla, de Asturias o Aragón son ya mayores. Muchas casas se van quedando vacías. Algunas acaban derrumbándose por el paso de tantos años sin nadie que las arregle. Y poco a poco, el pueblo se muere.

En Romanos, Zaragoza, viven apenas 127 personas. Unas pocas más de las que había hace un par de años, gracias a la labor de Marta Reinares. Marta se casó con un hombre del pueblo y decidió abandonar la ciudad. Pero no quería quedarse en casa de brazos cruzados. Así que decidió desarrollar una idea que, como ella recuerda, "al principio fue muy difícil".

"Yo traía trabajadores, pero necesitaba casas. No te alquilan y el Ayuntamiento no podía hacer casas. Compré una vivienda y la convertí en cuatro pisos."

Compró un terreno, en el que construir el edificio que albergaría su gran proyecto. Y poco a poco, muchas veces ella misma con sus propias manos, como le ha contado a Expósito en La Tarde de COPE, levantó el edificio que albergaría la Residencia Campo de Romanos. Además de la residencia de ancianos, Marta ha creado una red de servicios que permite a los vecinos quedarse en sus casas y recibir comida y asistencia a domicilio.

Pero además de acoger y cuidar a muchas personas mayores, el proyecto de Marta da empleo a 17 personas, que se han trasladado a vivir al pueblo.

En Romanos no había casas para alquilar. Y el Ayuntamiento no disponía de recursos para construir viviendas nuevas. Así que Marta decidió comprar una ella y transformarla para alojar en ella a cuatro de sus empleados y a sus familias. Gente joven para devolver, aunque sea un poco, el calor a las calles de Romanos.

Lo más