Boletín

Correas: "Se cumplen 50 años del alunizaje y en España seguimos alucinando con las vueltas que da la política"

El director de 'La Mañana Fin de Semana' analiza la actualidad

Audio

 

Ángel Correas

Presentador de 'La Mañana Fin de Semana' y 'Mediodía COPE Fin de Semana'

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 09:53

Cuando el reloj de las 21 horas y 17 minutos de la noche en España, se cumplirán exactamente 50 años desde que el módulo lunar Eagle de la misión Apolo XI se posó en la Luna. La cosa no fue tan fácil como llegar, abrir la puerta y salir ya que Armstrong tardó más de seis horas en abandonar el módulo y poner el primer pie sobre la luna.

La humanidad daba ese gran paso a las 3 y 56 minutos de madrugada hora española ya del día 21. La diferencia entre este paso de Amrstrong en la Luna y el que pudo dar Cristobal Colón en el Nuevo Mundo es que, el de Armstrong, lo vieron 600 millones de personas en todo el mundo y hoy podemos volver a verlo y escucharlo. Es el reflejo de nuestra era, marcada por la tecnología y la comunicación.

50 años después probablemente nos falte todavía perspectiva para comprobar que ese hito de la llegada a la Luna todavía lo estamos viviendo. Fue la primera fase de lo que tenemos por delante y que llegará a no mucho tardar. En penas 5 años está previsto que se vuelva a pisar la luna por parte de la NASA en colaboración con la Agencia Espacial Europea.

Se cumplen 50 años del alunizaje y en España seguimos alucinando con las vueltas que da la política.

Hoy contamos otra vuelta de tuerca más en la negociación de PSOE y PODEMOS. Una vuelta de tuerca que sirve para atornillar a Sánchez en el sillón de Moncloa.

Pablo Iglesias asume el veto de Pedro Sánchez y renuncia a su gran anhelo de ser ministro o vicepresidente del Gobierno a cambio de sus votos en la investidura.

Renuncia a estar en el Consejo de Minsitros pero intenta sacar rédito. Ahora reclama que la presencia de ministros podemitas en el futuro ejecutivo sea acorde a su representación parlamentaria. Es decir, más o menos, que por cada dos ministros del PSOE haya uno de Podemos. En el PSOE ya le han dicho que esas decisiones no las toma él.

Iglesias ha movido ficha acorralado por el “tic tac” imparable del reloj que se encaminaba hacia unas elecciones en las que Podemos podría pagar el plato de un acuerdo de izquierdas frustrado

Sánchez ha jugado bien esa baza del “tic tac” y para eso no ha importado tirar de una buena dosis de oportunismo y demagogia. Hace apenas 48 horas, el Presidente en funciones aseguraba que no podía dar un ministerio a quién habla de referéndum en Cataluña o de presos políticos. Y puede tener razón, pero Sánchez lo dice  como si Irene Montero o Pablo Echenique tuvieran un discurso diferente al de Pablo Iglesias cuando tienen el mismo y sin embargo no hay vetos para ellos en un hipotético gobierno de coalición.

Hace apenas 48 el presidente en funciones decía también que no podía dar un ministerio a quien no se fía de él. ¿Acaso Irene Montero o Pablo Echenique sí se fían?

La clave era evidenciar quién manda, quién tiene la sartén por el mango. Ha marcado los tiempos Sánchez y está más cerca que nunca de sacar adelante su investidura.

Ahora tiene que certificar los apoyos pero desde luego si cierra en las próximas horas un acuerdo con Podemos, Esquerra y Bildu ya han anunciado que se lo pondrán fácil.

Desde luego, sería un escenario idóneo para los separatistas. El PSOE de Sánchez en el poder y además con Podemos en el Gobierno. La cosa promete...

Lo más