Boletín

Unidas Podemos tendría un tercio del Gobierno si hubiera proporción en los votos

Considerando de nuevo un Ejecutivo con 17 carteras, a la formación encabezada por Pablo Iglesias le tocarían cuatro ministros

Unidas Podemos tendría un tercio del Gobierno si hubiera proporción en los votos

 

COPE.es / EFE

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 19:42

La formación liderada por Pablo Iglesias contaría con un tercio de los miembros del Gabinete de Pedro Sánchez, si en la configuración de su nuevo Ejecutivo se respetara la petición de Pablo Iglesias de reproducir proporcionalmente los votos de su partido y los del PSOE en las últimas elecciones generales. 

Con 7.480.555 votos obtenidos por el PSOE en los comicios y los 3.732.929 logrados por Unidas Podemos y sus confluencias, como En Comú Podem y En Marea, ambos posibles socios suman 11.213.684 votos. Los socialistas tendrían entonces el 67 por ciento del Consejo de Ministros, lo que en un Gabinete como el actual, con diecisiete miembros, equivaldría a once titulares, frente a seis de Unidas Podemos.

En cambio, si para configurar el Gobierno se atendiera el criterio de los escaños logrados por las dos formaciones políticas que integrarían el Gabinete, con 165 diputados en común, el número de ministros del PSOE tendría que equivaler al 75 por ciento del total, quedando Unidas Podemos con el 25 por ciento restante. Considerando de nuevo un Ejecutivo con 17 carteras, a la formación encabezada por Pablo Iglesias le tocarían cuatro ministros, siguiendo el mismo criterio.

El propio Pablo Iglesias, al anunciar esta tarde en un vídeo que renunciaba a formar parte del Gobierno de Pedro Sánchez, ha reclamado una presencia de Unidas Podemos en el Gobierno "proporcional a los votos" y ''sin vetos a ninguno de los posibles candidatos'' que plantee la formación ''morada''. 

El presidente del Gobierno en funciones y candidato a la investidura, Pedro Sánchez, escuchará las propuestas que le haga Unidas Podemos una vez que su líder, Pablo Iglesias, ha renunciado a ser ministro, pero pide que no haya "vetos ni imposiciones" y que las conversaciones empiecen por los "contenidos".