• DIRECTO

    Tiempo de Juego

    Con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño

Boletín

Jon Uriarte: ''¿Es Pablo Iglesias el amigo plasta?

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas

Audio

 COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 19:49

Jon Uriarte analiza con Ángel Expósito una de las noticias más importantes y destacadas del día, pero a través de su particular visión de las cosas. Porque todo, hasta lo más serio, tiene su versión alternativa y, por qué no, surrealista. Sobre todo cuando la LINTERNA alumbra la actualidad y es Uriarte quien se encarga de seguir el haz de luz. Bueno, todo esto ha quedado muy bonito pero en realidad hace lo que le da la gana.

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias mantienen reuniones, pero sus posturas están muy alejadas. Este ha sido el titular más repetido del día. Si escuchas al líder de Podemos, él insiste en pillar cacho en el nuevo gobierno. Es como el amigo plasta que no entiende cuando sobra.

El plasta que no sabe que sobra es como la mosca que vuelve una y otra vez hasta que te desespera, y Pablo Iglesias tiene pinta de ser muy intenso en todo. Sobre todo ahora que es Marqués de Galapagar. Imagínalo hablando en un reunión sobre el reparto de ministerios y es que, Iglesias ya a recibido de Sánchez el típico 'te quiero, pero como amigo' y sin embargo no escarmienta. Él sigue llamando a la puerta de La Moncloa por si en una de estas le dejan entrar.

Hay gente que es plasta no solo por cómo es, sino por cómo habla. Sea como fuere, desde antes de la elecciones Pablo Iglesias se está ofreciendo como escudero de Pedro 'el Bello'. Hasta que un día alguien se harte de sus intentos de seducción y la cosa acabe de mala manera.

El problema es que, cuando quieres pillar poder te da igual que te digan que no quieren saber nada de ti. Y no dejas de insistir, sino es en La Moncloa puede ser en otro lado del planeta y si no en otra galaxia. Lo malo de llamar tanto a la puerta del vecino rico es que los tuyos pueden hartarse de verte hacer la pelota. Y luego, cuando quieres volver a donde están los tuyos descubres que 'el que se fue a Sevilla perdió su silla'.

Lo más