También en directo
Ahora en vídeo
  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado
De Liberia a España sin riesgo

El protocolo de repatriación y tratamiento en seis pasos de extrema seguridad

Está todo previsto para traer al Padre Miguel Pajares aunque el viaje debe cumplir con unas condiciones especiales de traslado. Una vez en España, se pondrán en marcha otra serie de protocolos para garantizar el mínimo riesgo de contagio y tratar al paciente infectado. 
  • cope.es
  • cope.es

El proceso de extrema seguridad comienza desde el momento en que sale el avión español desde la base de Torrejón de Ardoz hacia Liberia. Una vez allí se pone en funcionamiento la siguiente pauta de actuación:1. El avión español estará el menor tiempo posible allí. El problema, de moemento, son las negociaciones con el gobierno de Liberia. Tendrán que ser las autoridades de Monrovia quienes trasladen al enfermo hasta el aeropuerto.2. El traslado al aeropuerto. Se hará en una ambulancia especial en la que la cabina del conductor esté físicamente separada del apciente sospechoso de padecer el virus. Le montarán en el avión y llegará a España.3. Una vez en España, será trasladado en una uvi móvil hasta un centro de referencia y especializado en estos casos, que aún no se ha decidido cuál será. Aún así, el centro tiene que cumplir con un requisito indispensable: tener una unidad de enfermedades infecciosas de alta seguridad.4. Medidas de cuidado en el centro hospitalario. Habrá acceso restringido para el personal sanitario, solo estarán en contacto con él dos personas y serán un médico y una enfermera, siempre los mismos. Los profesionales que traten al Padre Pajares deberán utilizar mascarilla con respirador, guantes dobles, una bata desechable e impermeable que les cubra todo el cuerpo, calzado impermeable, máscara facial o gafas.5. El tratamiento y el intercambio de pruebas médicas. Las muestras se introducirán en bolsas de plástico selladas que llevarán un etiquetado concreto. Al mismo tiempo esas muestras se introducirán en un contenedor a prueba de fugas.6. La hipótesis de la muerte del paciente también se contempla y conlleva un protocolo especial. No se le haría autopsia, puesto que son los fluídos corporales los que contagian la enfermedad. Se daría por hecho que la causa de la muerte es el virus del ébola. Y tampoco se procedería al velatorio ya que el féretro se sellaría y a continuación sería incinerado. El Ministerio de Sanidad ha advertido de que el riesgo de contagio es mínimo en este proceso. A pesar de ello y de tomar todas las medidas posibles para reducir el mínimo riesgo, solo las personas que tengan un contacto estrecho con el enfermo -con su ropa o fluídos- permanecerá bajo vigilancia en los próximos 21 días como medida de control.