Más directos
Boletín

BILBAO

‘Florista’, un Luis David de menos a más y la mejor versión de Román

El festejo de este lunes en Bilbao dejó el triunfo de Luis David, que cortó dos orejas de distinto valor. Gustó Román y un bravo astado de Torrestrella.

Natural de Luis David al bravo Florista del hierro de Torrestrella

Natural de Luis David al bravo 'Florista' del hierro de Torrestrella@LuisDavidAdame

Sixto Naranjo
@sixtonaranjo

Director de ‘El Albero'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 20 ago 2019

Mejoró el tiempo en Bilbao respecto al domingo pero no la entrada en Vista Alegre respecto al día anterior. Desolador el cuarto de plaza en un coso como éste. Para la segunda corrida de a pie aguardaba un encierro de Torrestrella que tuvo desigual comportamiento con la cumbre del bravo ‘Florista’ lidiado en tercer lugar.

El colorado que abrió la corrida de Torrestrella fue un astado que cantó desde el principio sus cualidades y defectos. Una movilidad exenta de entrega y humillación. En el caballo echó la cara arriba y después, en la muleta de Román siguió con la misma tónica. El valenciano le cogió la velocidad a la embestida del toro por el pitón derecho, por donde basó el trasteo, para dejar series de cierta limpieza pero escaso mando. Todo muy ligero. Una estocada tendida y atravesada, cobrada con más habilidad que exposición, resultó suficiente para tumbar al toro.

Con el cuarto vimos la mejor versión de Román. Fuera fantasmas y recuerdos un pasado no muy lejano. El valenciano estuvo centrado y maduro con un toro al que fue puliendo aristas para después llevarlo muy toreado y con series de creciente intensidad y mando. En redondo hubo un par de tandas plenas de sitio y dimensión. Siempre bien colocado y sacando el fondo de nobleza que tenía el toro, al que eso sí, le costaba un mundo humillar. Una estocada cobrada de nuevo con habilidad no hizo que la gente valorase con justicia lo realizado por Román. La oreja era de ley. La vuelta al ruedo supo a premio menor visto lo visto.

Álvaro Lorenzo se vio las caras en primer lugar con un burraco de Torrestrella con más seriedad de cabeza que alzada. Sin embargo, el pupilo de Álvaro Domecq fue solo eso. Fachada. Vacío por dentro. Sin atisbos de casta ni ganas de seguir las telas del toledano. Le puso firmeza Álvaro, hubo algún natural de buen trazo. Pero sin transmisión del toro, la conexión con los tendidos fue muy complicada. Una estocada caída dejó todo en silencio.

El cinqueño quinto resultó un ejemplar que se movió sin entrega ni codicia en sus viajes. Lorenzo se mostró por encima de la condición del toro, pero el lucimiento fue nulo.

‘Florista’ fue el tercero. Un toro bravo en todos los tercios. Un animal que humilló desde salida, que se arrancó con alegría para empujar abajo en los dos puyazos que tomó y que después se vino arriba en el tercio de muleta embistiendo con codicia y casta. Luis David se fajó en un cuerpo a cuerpo con el ‘torrestrella’ en el que prevaleció la emoción por encima del mando que demandaba el toro. Más evidente resultó sobre todo en las últimas tandas, donde el azteca fue desbordado claramente por el torrente de casta que era a esa altura ‘Florista’. Atacó en la suerte de recibir en un primer intento resultando golpeado con el pomo del estoque en el labio. A la segunda, en la misma suerte, enterró la espada con contundencia. La oreja fue premio liviano para el material que tuvo enfrente Luis David.

De la enfermería salió el mexicano para matar al sexto con un apósito en el labio y otro en el pómulo. Éste sexto permitió ver una imagen más asentada de Luis David. Y eso que el primer tramo de la faena, en redondo, no terminó de convencer. Pero todo cambió cuando se echó mano a la zurda. Una primera tanda tuvo gobierno y largura. A partir de ahí el trasteo creció en mando y ligazón por ese lado. Otro estoconazo en la suerte de recibir le puso en bandeja un nuevo trofeo.


FICHA DEL FESTEJO 

Bilbao, lunes 19 de agosto de 2019. 3ª de Feria. Un cuarto de plaza.

Toros de Torrestrella, bien presentados aunque de desiguales hechuras. Con movilidad pero sin entrega el primero; deslucido el segundo; bravo el tercero, para el que se pidió la vuelta al ruedo; un cuarto noble pero sin humillar; sin entrega el quinto; y un sexto manejable.

Román, saludos y vuelta.

Álvaro Lorenzo, silencio y silencio.

Luis David, oreja y oreja.

Lo más