Boletín

#SANISIDROCOPE

Cumbre de Roca Rey en Las Ventas

El peruano corta dos orejas y pone en pie a la plaza de Las Ventas en la faena al sexto toro de Parladé. Un trofeo de menor calado paseó López Simón.

Audio

 Carlos Herrera y Sixto Naranjo analizan el noveno festejo de la Feria de San Isidro y el triunfo de Roca Rey

Sixto Naranjo
@sixtonaranjo

Director de ‘El Albero'

Madrid

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 23 may 2019

Llegó tarde a la plaza y a pie. Su primer toro lo cogió para haberlo desmontado y sufrió una cornada de 6 centímetros en el glúteo. La tarde no podía habérsele puesto peor. Pero a estas alturas… ¿hay alguien que dude de Andrés Roca Rey? Cuanto peor pinta todo, mejor para él.

Su raza, su capacidad de aguante y ese desbordante torrente de toreo que tiene en la cabeza y ejecuta el resto del cuerpo, hacen de él un torero total. Así ocurrió en su primer paseíllo en la Feria de San Isidro. Un abono hecho en torno a su figura. En tres carteles en los que él tiene la responsabilidad de principio a fin.

Fue en el sexto, el mejor toro de la corrida de Parladé. Andrés había salido de la enfermería tras haber sido atendido de esa cornada sufrida en su primer oponente. Un astado que no dejó entrever en los primeros tercios el fondo que iba a sacar en el de muleta. Tras brindar al público, el ‘Cóndor’ (Victorio Duque dixit) se puso en centro del ruedo. La muleta como imán para pasarse al toro por la espalda en varias ocasiones con la facilidad de quien mueve una bandera. Las primeras tandas en redondo fueron fundamentales para encelarle. Mano baja y obligación para que el animal se entregase. Y vaya que si se entregó. A más el toro y a más el torero. La faena explotó al natural. Rotundo el trazo, por profundo y perfectamente tocado para la ligazón. Dos tandas por este palo pusieron la plaza boca abajo. Y el final por bernadinas de asfixiante ajuste abrochadas de una ampulosa trincherilla. Después llegó la estocada y las dos orejas incostestables.

A esas alturas de festejo parecía que había pasado media vida desde que el sobrero del Conde de Mayalde se había llevado brutalmente por delante a Roca Rey cuando intentaba recogerlo por gaoneras. Tras derribarle, el derrote posterior lo lanzó varios metros por delante con una violencia gigantesca. En KO técnico, con el rostro de color cerumen, Andrés se recompuso como pudo tanto en lo físico como el vestido con la banda de la taleguilla totalmente rasgada. El toro fue un animal bruto y sin entrega alguna. El peruano le planteó una batalla a puro huevo. Intentando conducir por abajo las bruscas embestidas del toro del Conde. Un diez en actitud pese a estar mermado de facultades. El toro acabó rendido, pero un feo espadazo bajo emborronó en parte lo hecho. Roca Rey pasó a la enfermería. Lo que vino después ya es historia de esta Feria de San Isidro 2019.

Veinte años de alternativa y un puñado de grandes faenas en Las Ventas condensadas en una ovación. El Cid decía adiós este miércoles a la Feria de San Isidro. Y Madrid, su Madrid, le reconocía lo hecho. Que ha sido mucho en esta plaza más allá de la maldita espada en más de una ocasión. El precioso primero de Parladé lució divisa negra. Fernando Domecq en el recuerdo de su sobrino Juan Pedro. Sus revoluciones iniciales quedaron más reducidas tras su paso por el caballo. Muy templado y con gusto El Cid en el inicio de faena saliéndose más allá de las rayas del tercio. A derechas, el toro tuvo nobleza dentro un cierto orden. Pese a su contado poder, el astado se desplazó con buen son y una bondad infinita. Por ahí lo aprovechó la versión más firme del torero de Salteras. Sin apretar, llevándolo a su altura. Las dudas afloraron al natural. Perdió ímpetu el trasteo y asentamiento el torero. Se retomó cuando volvió a la diestra. Dos tantas fueron las más logradas y ligadas de un conjunto con sus altibajos. El fallo con la espada y el descabello lo igualaron todo. 

El toro de la despedida de El Cid de San Isidro lo brindó al Rey don Juan Carlos. El de Parladé tuvo sus veinte primera arrancadas más que potables por el pitón derecho. La eterna 'baraka' de Manuel Jesús. De nuevo estuvo muy templado por este pitón el sevillano, pero sin terminar de apretarse con el toro. Y eso en Madrid significa no terminar de caldear el ambiente. Al natural el animal se movió con menos codicia y todo se fue diluyendo entre la indiferencia del público. La ovación que recogió condensó toda una trayectoria y una relación con esta plaza.

Más estrechito de sienes fue el segundo, otro toro bien proporcionado que embistió con su castita de salida al capote de Alberto López Simón. Éste de Parladé tuvo también grandes dosis de nobleza en sus embestidas. El madrileño firmó una primera parte de faena demasiado envarada y mecánica. Todo rompió al final, con una serie más ligada en redondo, con el toro respondiendo a la exigencia por abajo, y unas bernadinas que gustaron mucho al gran público. Al menos exigente. Una estocada entera pero caída desbordó las pasiones de unos tendidos condescendientes. La oreja cayó por mayoría de pañuelos.

Dentro de la pareja corrida de Parladé sobresalió por arriba el quinto, un torazo de 626 kilos que duró un suspiro. Rápido puso rumbo a tablas, donde Alberto López Simón intentó plantearle batalla en terrenos del 7. Pero el toro no pasaba y tuvo que abreviar.


FICHA DEL FESTEJO 

Madrid, miércoles 22 de mayo de 2019. 9ª de Feria. Lleno de 'No hay billetes'.

Toros de Parladé, bien presentados. Manejable por el pitón derecho el primero; un segundo noble y de buen juego; manejable pero a menos el cuarto; desfondado rápidamente el quinto; noble y con gran fondo el sexto, ovacionado en el arrastre. Un sobrero del Conde de Mayalde (3º bis), de bastas hechuras y descastado juego.

Manuel Jesús 'El Cid', palmas y saludos tras aviso.

Alberto López Simón, oreja y saludos.

Andrés Roca Rey, silencio y dos orejas.

Parte médico de Roca Rey"Herida de 6 centímetros en el tercio superior cara posterior del muslo derecho, que rompe la fascia superficial y lesiona musculatura isquiotibial, además de contusiones y erosiones, de pronóstico reservado".