¿Te vas de Erasmus? Consejos para la experiencia de tu vida

Los meses que vas a vivir en un país distinto suponen un aluvión de vivencias 

¿Te vas de Erasmus? Consejos para la experiencia de tu vida

 

  • item no encontrado

Redactor COPE

Madrid

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 05:49

Nervios, vértigo, ilusión, incertidumbre. Son sensaciones típicas que se agolpan en el estudiante universitario las semanas y días previos a irse de beca Erasmus a algún país de Europa. Es lógico: por lo general, es la primera vez que van a vivir durante un tiempo prolongado (entre tres y nueve meses) en el extranjero. Y aunque cada uno debe descubrir por sí mismo el aluvión de experiencias que va a vivir, quizás le ayude alguno de los siguientes consejos:

1. Vas a estar solo: Y ello conlleva sensaciones negativas, como la nostalgia de casa, de tu país, pero también muy positivas: el crecimiento personal que tú mismo te vas a labrar, el saber llevar solo tu día a día... Los momentos de morriña llegarán, pero serán más en calidad y cantidad las vivencias buenas.

2. Menos abrigo en la maleta y más comida española: Habitualmente los estudiantes de nuestro país que se van de Erasmus vivirán en sitios más fríos. Que eso no sea un problema: en Europa hay calefacción. Llévate el abrigo necesario, no más, y completa la maleta con el material que de verdad vas a echar de menos: aceite de oliva, jamón, un buen tupper congelado de tu madre...

3. Quieras o no, aprenderás algo sobre gestionar tu dinero: las becas Erasmus conllevan entre 300 y 400 euros. Además, cada comunidad autónoma aporta más o menos, también hay becas gubernamentales... Sea como sea, en algunos países vivirás con lo justo en el bolsillo, así que seguramente no te quedará opción que aprender a apañarte.

4. La burocracia: Sí, vas a pasártelo muy bien (aunque hay excepciones), pero una vez llegas a tu destino tendrás que hacer el dichoso papeleo. La burocracia traspasa fronteras, y tendrás que firmar documentos tanto en la universidad de origen como en la de destino. Otra gestión embarazosa es el banco: entérate de si tu entidad te permite sacar dinero sin comisión allí donde vas a vivir. De lo contrario, búscate un banco que te lo ponga fácil.

5. Vas a estudiar, sí, pero...: Que no se te olvide que tienes que ir a clase, estudiar para los exámenes y hacer trabajos. Pero, por lo general, el nivel de exigencia es menor para los extranjeros, aunque hay particularidades. En cualquier caso, no descuides tus obligaciones, sobre todo porque de cara a tu futuro Curriculum haberte ido de Erasmus y haberlo aprovechado académicamente es un punto a favor.

A grandes rasgos, ese es el paquete básico de consejos. Después, depende del país al que vayas, será mejor que busques piso o residencia. No te preocupes por el idioma: si no lo conoces lo harás por pura supervivencia.

Pero quizá el consejo más valioso es el siguiente: irte de Erasmus será, si no la experiencia de tu vida, una de ellas. Vas a conocer a mucha gente de muchísimas partes del mundo con culturas distintas. De hecho, vas a vivir en otro entorno, con posiblemente otras costumbres, horarios, comidas y rutinas. Abre bien los ojos, escucha, disfruta y déjate llevar.

Lo más