Julian Assange: la embajada, el gato y Pamela Anderson

Assange perderá su condición de asilo, y su gato, si no cumple las nuevas normas de la embajada. Pamela Anderson define su relación: "Una lucha romática"

Julian Assange y Pamela Anderson

Julian Assange y Pamela Anderson

Cope.es

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 03:20

A la defensa del fundador de Wikileaks le parece desproporcionada la  nueva normativa que Assange debe cumplir en la embajada de Ecuador en Londres: “Es prácticamente un régimen carcelario”, resumía el abogado Carlos Poveda en The Guardian. “Este nuevo régimen va en contra de su dignidad humana básica como asilado”.

En las medidas, publicadas por el portal ecuatoriano Codigo Vidrio, puede leerse cómo la embajada requiere al exhacker australiano que mantenga limpio el baño y que cuide y alimente a su gato si no quiere perderlo.

A partir de dieciembre de 2018, Assange deberá pagarse sus -obligados- chequeos médicos trimestrales, su comida y cualquier otro gasto relacionado con su estancia. 

Todos los visitantes del personal diplomático tendrán que aprobar, con tres días de antelación, las visitas de Assange. Además, le han prohibido expresamente actividades que podrían ser "consideradas como políticas o que interfieren con los asuntos internos de otros estados"

Si no cumple las normas, el exhacker no solo se quedaría sin su mascota, además perdería automáticamente el asilo. Esto supondría su entrega a las autoridades del Reino Unido.

El gato de Assange

El gato de Assange. Reuters

Pamela Anderson pide al primer ministro australiano que intervenga en favor de Assange

"Una lucha romática" así define la actriz Pamela Anderson su relación con Assange. En una entrevista al canal 9 australiano, la protagonista de la serie 'Vigilantes de la playa' reveló que sus visitas el fundador de Wikileaks en la embajada de Ecuador en Londres duran de "tres a cuatro horas cada vez". Encuentros que la dejan "exhausta" porque termina con una "pila de notas".

Anderson asegura: "No tenemos una relación romántica, pero me siento muy cercana a él y él confía en mí". La actriz ha pedido al primer ministro australiano, Scott Morrison, que intervenga en el caso de Assange y permita su regreso a Australia. "Devuélvale el pasaporte y llévelo a Australia y siéntase orgulloso de él. Y hágale un desfile cuando regrese a casa".

Lo más