COPE

Varios años de prisión y multas económicas: así se actúa en Europa con delitos semejantes a los de Pablo Hasél

A través de los corresponsales de COPE repasamos cómo se tipifican este tipo de delitos en los principales países de Europa

Pablo Hasel se encierra en el rectorado de la Universidad de Lleida

Madrid

Tiempo de lectura: 5'Actualizado 06:24

A principios de esta semana, Pablo Hasél fue detenido en la Universidad de Lleida, donde se había encerrado junto a otros manifestantes. Con su entrada en prisión, el rapero cumplirá una condena después de que en el año 2018 fuera condenado de nuevo por la Audiencia Nacional por delitos de enaltecimiento del terrorismo, calumnias e injurias a la Corona y a las fuerzas de Seguridad dl Estado. En enero de este año, la Audiencia Nacional decretó su ingreso en prisión, condenado a nueve meses y un día por enaltecimiento del terrorismo y reincidencia, pena que se suma a las anteriores.

La detención de Pablo Hasél ha provocado una ola de disturbios en distintas ciudades de España, como Madrid o Barcelona. Estos incidentes ya se han repetido por quinto día consecutivo, provocando importantes daños en las vías públicas y también en los negocios de las zonas afectadas. El número de personas detenidas a diario por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado se cuentan por decenas, en una situación que incluso ha salpicado a la clase política y la postura que partidos como Unidas Podemos, principal socio de Gobierno de Sánchez, tiene ante estos actos vandálicos, identificados por la formación morada como un acto de protesta.

La situación derivada por la detención de Pablo Hasél ha derivado en la siguiente pregunta: ¿cómo se legisla el delito de enaltecimiento del terrorismo en otros países de Europa? A través de los corresponsales de COPE hemos podido conocer de primera mano cómo la Justicia fuera de nuestras fronteras regula el delito por el que Pablo Hasél ha entrado en prisión.

Alemania: hasta tres años de cárcel

En Alemania, el Código Penal tipifica la incitación al odio y contempla penas de hasta tres años de cárcel. El Tribunal Constitucional alemán ya dictaminó en su día que la norma era compatible con la defensa de la libertad de expresión. Entre los casos más sonados está el del popular rapero Bushido, seudónimo de Anis Mohamed Youssef Ferchichi, de origen tunecino, que ha sido acusado en numerosas ocasiones de fomentar la homofobia. En agosto de 2007 se le prohibió la participación en un concierto organizado por la cadena musical VIVA​ y en 2015 fue condenado en Austria a prisión por agredir a una persona a la salida de un club. Posteriormente ha sido condenado a otros once meses de prisión por fraude a una aseguradora.

Más recientemente, en noviembre de 2020, ha sido condenado a 14 meses de prisión un grafitero de 33 años de Augsburgo, muy conocido como el pintor de flores, que acumula con esta sentencia más de tres años de prisión por daños a propiedades. La jueza de distrito Susanne Scheiwiller dejó en claro que no era fácil para ella enviar a alguien tras las rejas por tales delitos, pero, en cumplimiento de la ley, no dejó prevalecer su derecho de libre expresión y no dejó siquiera opción a libertad condicional o bajo fianza, aunque sí ofreció al condenado la posibilidad de asistir a una terapia que él aceptó, expresando ante el tribunal su deseo de llevar "una vida normal sin grafitis".

Italia: hasta 15 años de prisión

Como fruto de la historia del país, la justicia italiana es especialmente sensible contra los delitos de apología del fascismo y antisemitismo y especialmente desde el 11 M con la apología del terrorismo hacia quienes puedan inducir a cometer atentados próximos al extremismo islámico. A la opinión pública no han trascendido casos concretos de artistas o cantantes que hayan sido condenados.

En el código penal italiano el art. 270-bis establece delitos de prisión de hasta 15 años a quien “promueva, constituya, organice, dirija o financie asociaciones que se propongan la realización de actos violentos con fines terroristas o de subversión del orden democrático”. A efectos de la ley penal, la finalidad terrorista también incluye que se ataque a un Estado extranjero, una institución o un organismo internacional.

Por otra parte, la libertad de expresión (tanto en privado como en público) se considera una norma fundamental del texto constitucional italiano. Son dos los artículos, el 15 y el 21 los que tutelan este derecho.

Más delicadas son las cuestiones interpretativas que surgen a propósito de las opiniones políticas. El artículo 54 de la Constitución dispone que “Todos los ciudadanos tienen el deber de guardar fidelidad a la República”, lo que implica que se pueden adoptar medidas punitivas contra los ciudadanos que manifiestan opiniones políticas incompatibles con el vínculo de fidelidad a Italia.

Francia: penas de 5 años de prisión y 75.000 euros de multa

Tras el asesinato de Samuel Paty, el profesor de instituto decapitado por haber mostrado en clase las caricaturas de Mahoma publicadas por el semanario Charlie Hebdo, se han multiplicado en Francia los hechos de apología del terrorismo. En menos de un mes, la justicia procedió a 22 inculpaciones y 17 encarcelamientos. El caso del que más se ha hablado es el del cantante de rap Maka.

Tras el asesinato del profesor, Make colgó un clip de rap en YouTube bajo el título "Samuel Paty", en el que aparecía rodeado de jóvenes enmascarados de negro y armados con cuchillos y sierras mientras él decía "cortamos como Samuel Paty, sin empatía". El cantante fue detenido y compareció de forma inmediata ante el juez.

Durante la audiencia, Make pidió perdón, admitió que sus palabras eran chocantes, pero quería ser artista y le hacía falta un pequeño empujón. Para sus amigos se trataba de "arte", y en ningún caso querían ningún mal para Samuel Paty ni "provocar".

Las explicaciones no parecieron suficientes a los jueces del tribunal correccional de Meaux que le condenaron por apología del terrorismo a 15 meses de prisión firme y otros 6 meses en caso de reincidencia.

Por otro lado, un adolescente de 14 años recuperó las palabras de la canción de Maka para amenazar a un profesor de su colegio en Savigny-le-Temple durante una clase dedicada a la libertad de expresión. Le abrieron una investigación por amenazas de muerte a persona encargada de una misión de servicio público. El joven, que llevaba en el bolsillo una pistola eléctrica, fue presentado ante un juez de menores.

En Francia, la apología del terrorismo, consiste en presentar o comentar favorablemente actos terroristas en general o actos precisos ya cometidos. La jurisprudencia considera que hacer apología del autor del acto equivale a hacer apología del acto mismo. Eso sí, debe hacerse públicamente, por ejemplo a través de las redes sociales accesibles al público. Las penas son de 5 años de prisión y 75.000 euros de multa, y si los hechos son cometidos a través de la web, la pena es de 7 años de prisión y 100.000 euros de multa.

Bélgica: no hay tipificación para este delito

En Bélgica uno de los casos que más ha llamado la atención es del rapero Valtonyc. Está fugado en Bélgica por la condena que tiene que cumplir en España por injurias a la corona y enaltecimiento del terrorismo. Aquí no han encontrado tipificación del delito de enaltecimiento del terrorismo y es el tribunal de justicia de la UE el que está estudiando si es o no libertad de expresión.

Reino Unido: revisión de las mentiras

En Reino Unido, el término "crimen de odio" contempla diferentes escenarios. En este sentido, la difamación y los insultos no están contemplados, tampoco cuando son vertidos contra la Reina. La difamación fue derogada en Reino Unido en el año 2010, en un intento de demostrar el resto del mundo que en la legalidad moderna no era necesario tener este tipo de delito tipificado. En sentido opuesto, uno de los principales puntos que vigila la Justicia británica son las mentiras, siempre que dañen la reputación o el negocio de terceros.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo