Trece muertos por la epidemia de cólera en Níger

Trece nigerinos murieron entre los 993 afectados por la epidemia del cólera

EPIDEMIA DE CÓLERA EN YEMEN

Los infectados por el cólera reciben tratamiento en un hospital en medio de un grave brote EFE

Redacción COPE | Agencias

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 00:29

Trece nigerinos han muerto entre los 993 afectados por la epidemia del cólera, con una tasa de mortalidad del 1,3 %, según informó la Oficina de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA).

La epidemia se declaró en la localidad de Madarounfa, en la región de Maradi, en el sur de Níger. "Los tres primeros casos fueron identificados en la noche del 4 al 5 de julio en el centro de salud integrado en la localidad de N'Yelwa (Madarounfa) antes de extenderse en el distrito sanitario de Maradi", explicó la misma fuente.

Para combatir el cólera, la Dirección regional de salud pública en Maradi emprendió una serie de medidas en colaboración con sus socios humanitarios como la Organización Mundial de la Salud (OMS), la UNICEF, Médicos Sin Fronteras y la cooperación italiana. La fuente principal de contaminación era Jibiya, una localidad nigeriana fronteriza con Madarounfa, según el análisis biológico efectuado por los servicios sanitarios de Níger el pasado 12 de julio.

Tras el brote de la epidemia, la OMS donó un kit sanitario para emergencias y material médico al Gobierno nigerino de un monto global de 23 millones de francos CFA (57.000 euros). El representante de la OMS en Níger, Pana Assimawé, dijo que las ayudas médicas están destinadas a atender al menos 700 casos.

Desde 2012, cuando se produjo el pico de casos de cólera con 5.285 afectados, Níger enfrenta de forma regular esta epidemia durante la estación de lluvias. En 2016, se declararon 38 casos, frente a solo cuatro afectados el año pasado. Las autoridades temen que la epidemia de cólera, que se transmite a través de agua contaminada, alcance proporciones inquietantes este año, debido a las previsiones meteorológicas que auguran fuertes precipitaciones en agosto y septiembre.

Durante este período, los habitantes de las zonas rurales (que constituyen más del 80 % de la población) beben agua de lluvia.

Etiquetas

Lo más