COPE

ELECCIONES MADRID CAMPAÑA (Previsión)

Mensajes simplistas para movilizar "a los propios"

La campaña de las elecciones madrileñas que se cierra este domingo ha entrado en una espiral de tensión y polarización política que ha llevado a la simplificación de los mensajes y propuestas de los partidos, que apelan sobre todo a los sentimientos y emociones del votante, según coinciden varios politólogos consultados por Efe. ,La jibarización del mensaje ha llegado al punto de que la carta con la que pide el voto la presidenta madrileña y candidata a l

Agencia EFE

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:09

Fernando Labrador

La campaña de las elecciones madrileñas que se cierra este domingo ha entrado en una espiral de tensión y polarización política que ha llevado a la simplificación de los mensajes y propuestas de los partidos, que apelan sobre todo a los sentimientos y emociones del votante, según coinciden varios politólogos consultados por Efe.

La jibarización del mensaje ha llegado al punto de que la carta con la que pide el voto la presidenta madrileña y candidata a la reelección por el PP, Isabel Díaz Ayuso, contiene una sola palabra en todo el folio, "libertad", pero en general todas las candidaturas han comprimido sus propuestas en pocas y breves frases.

Al escueto lema "socialismo o libertad" que tendió en sus manos Ayuso como píldoras roja o azul a elegir en un Madrid cual "Matrix" le han replicado desde la izquierda con el igual de sucinto y disyuntivo eslogan "fascismo o democracia".

"La simplificación de mensajes creando falsas dicotomías es una buena herramienta para movilizar a los propios apelando a una cuestión visceral: su simpatía de grupo político y su animadversión hacia el otro", sostiene Mario Ríos, profesor asociado de Ciencia Política de las universidades de Girona y Oberta de Catalunya.

Ese reto -movilizar a votantes reincidentes más que atraer nuevos- se busca en un contexto de polarización que viene de años atrás; una polarización con la simplificación argumentativa como síntoma, según exponen otros analistas, que difieren en los motivos.

"La saturación de política en televisión e internet" es la que lleva a los mensajes muy breves como táctica, según el politólogo y escritor aragonés Julio Embid, quien apunta otro porqué: la cada vez "menor importancia de la militancia de base" en los partidos.

Al coronavirus señala como causa concreta Sebastián Lavezzolo, profesor de la Universidad Carlos III, dado que, a su juicio, Ayuso prefería eludir que su gestión de la pandemia copase la campaña, por lo que avanzó alternativas; y además compite con Vox, partido avezado "en retórica populista" y que al PP "lo está empujando a jugar con ese discurso".

"Ayuso tenía incentivos para que esta campaña fuera todavía más simplista", considera Lavezzolo, quien cree que la presidenta ha logrado que los demás candidatos "entren al trapo" y ella haya "escurrido el bulto".

También Ríos cree que la actitud de unos candidatos arrastra a los demás y advierte en ese sentido del riesgo de "acabar sonando marciano" que correría quien se aferrara a extensas argumentaciones programáticas frente a mensajes en miniatura.

Y del lado del receptor, añade Ríos, tampoco resulta tan conveniente, pues "es falsa esa visión economicista del votante como un actor racional que acude a las urnas sin prejuicios, con toda la información y sabiendo a la perfección lo que le interesa".

"Eso le lleva a usar atajos cognitivos como son la ideología y la identidad partidista o grupal", concluye el politólogo catalán al explicar por qué "los mensajes simples, emotivos y dicotómicos permiten conectar mejor", y no solo por apelar a los sentimientos, pues eso se busca en política desde las polis de la Grecia clásica por cualquier vía.

Ríos recuerda que la misión es "movilizar a los propios" y Embid coincide en que "los partidos cada vez se centran más en su público, que les voten los suyos y no se abstengan".

Ambos exponen que la parquedad de los mensajes deriva también del cambio de modelo mediático con el surgimiento de las redes sociales, pues al perderse en buena medida "el filtro" de los grandes medios de comunicación, la simplificación hace más directo y viral el mensaje político.

No obstante, Embid subraya que la razón última es el populismo, pues "Jesús Gil y Ruiz-Mateos ya hacían mensajes tipo Twitter hace treinta años".

Un populismo servido a derecha e izquierda, desde los flancos, y del que beben menos los grandes partidos socialdemócratas y conservadores, según opina Lavezzolo, quien, no obstante, aprecia en algunos partidos centristas, como el del presidente francés, Emmanuel Macron, "movimientos preocupantes hacia el 'tecnopopulismo'", una entronización de la tecnocracia con tintes populistas.

No le convencen a Lavezzolo las "lecturas catastrofistas" de que "la democracia liberal está en peligro" o de que "estamos como en el 36", pero sí cree que si polarización y simplificación se acentúan es porque conviene a los extremos.

"Pero puede ocurrir que te salga el tiro por la culata", añade, y pone un ejemplo: Podemos no ha dado un gran salto en las encuestas pese a su apuesta por Pablo Iglesias como candidato, algo que contribuía a la polarización de esta campaña, y sí lo ha dado Más Madrid, que tiene "un discurso más centrado en la gestión y en las propuestas".

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Reproducir
Directo La Tarde

La Tarde

Pilar Cisneros y Fernando de Haro

Escuchar