Funcas: fuerte frenazo, no recesión

La Fundación de Cajas de Ahorro avisa de un “fin de ciclo” económico

El director general de Funcas, Carlos Ocaña

El director general de Funcas, Carlos Ocaña

Joaquín Vizmanos
@jmvizmanos

Jefe de Economía de COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 16:07

Funcas ha sido la última, pero llegarán más en los próximos días. Empieza a llover sobre mojado. La Fundación de Cajas de Ahorro ha metido la tijera en las previsiones de crecimiento. Ahora cree que el PIB repuntará un 1,9% este año, tres décimas menos de lo que pensaba hasta ahora. Para 2020 el recorte es de cinco décimas, hasta el 1,5%. Su director general, Carlos Ocaña, apunta a "fin de ciclo", habla de desaceleración “fuerte y acusada” pero no contempla una recesión. Mantiene que la economía española no se encuentra en "una situación comparable" a la que presentaba antes de la crisis anterior.

 Las razones que están detrás de ese frenazo mayor de lo esperado son el consumo y la inversión, además de la incorporación de la revisión a la baja que hizo el Instituto Nacional de Estadística hace unas semanas. El impacto en el empleo es relevante porque se crearán la mitad de puestos de trabajo, medio millón en los dos próximos años cuando últimamente se generaba esa cifra cada ejercicio. Ve la tasa de paro en el 12,1% a finales de 2021.

Riesgos

Entre los factores de riesgo que asoman para arrastrar a la baja estas previsiones Funcas cita un Brexit "desordenado", un "recrudecimiento" de las guerras comerciales, un final de ciclo "abrupto" en Estados Unidos y nuevas tensiones geopolíticas que afecten al mercado del petróleo. Sin embargo también señala la incertidumbre interna. Funcas cree que la parálisis política y la ausencia de reformas en España ya suponen un coste para la economía. No ha querido cuantificarlo pero sí han dejado claro que contar con un Gobierno estable con un programa de reformas podría mejorar las expectativas de consumo e inversión.

Funcas ha confirmado que 2019 será un año perdido para el déficit. Calcula que cerrará en el 2,4% del PIB, es decir lejos del objetivo del Gobierno. Además teme que "con las políticas económicas actuales, si no se toman medidas, el déficit se estabilice por encima del 2% del PIB". "Y en un país que tiene una deuda elevada, en torno al 100% del PIB, es un problema, es algo que deberíamos solucionar", ha lamentado Ocaña. El Gobierno, que tiene que remitir a Bruselas sus nuevas previsiones antes del 15 de octubre, mantiene que el desvío fiscal no superará el 2% este año.

Lo más