También en directo
Ahora en vídeo

Política

  • megabanner_1:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Torra toma posesión como 'president' sin mencionar la Constitución ni al Rey

No ha tomado el tradicional medallón que distingue a los presidentes de la Generalitat para subrayar la "excepcionalidad" del momento 

 
  • AGENCIAS

Quim Torra ha prometido hoy su cargo como presidente catalán "con fidelidad al pueblo de Cataluña", desde el Saló Verge de Montserrat del Palau de la Generalitat, en un acto atípico, desprovisto de la liturgia habitual, sin representantes del Gobierno y sin menciones a la Constitución ni al Rey. El acto, de apenas tres minutos y que según había recalcado la Generalitat en un comunicado se enmarcaba "en la estricta legalidad catalana", se ha iniciado con la lectura del decreto de nombramiento a cargo del secretario del Govern, Víctor Cullell, y a continuación Torra, que lucía un lazo amarillo en la solapa, ha prometido el cargo sin mencionar ni la Constitución ni al Rey.

En presencia del presidente del Parlament, Roger Torrent, y de varios de sus familiares, Torra ha afirmado: "Prometo cumplir lealmente las obligaciones del cargo de presidente de la Generalitat, con fidelidad al pueblo de Cataluña, representado por el Parlamento de Cataluña", ha señalado, ante una escenografía sobria y con la 'senyera' como única bandera de fondo. Después de prometer el cargo, ha saludado a Torrent y a Cullell, sin que nadie le haya impuesto el tradicional medallón que distingue a los presidentes de la Generalitat en la toma de posesión.

El medallón ha quedado encima de la mesa que presidía el salón, en un gesto simbólico de Torra para subrayar la excepcionalidad del momento, ya que sigue considerando que el "president legítimo" es Carles Puigdemont, cesado por aplicación del artículo 155 de la Constitución y ahora en Berlín, pendiente de si es extraditado o no.

En el Saló Verge de Montserrat, de dimensiones más reducidas que el Salón de Sant Jordi donde anteriormente se habían celebrado las tomas de posesión, no había representantes del Gobierno ni apenas invitados. El Gobierno no ha asistido al considerar que desde la Generalitat se le ha intentado "imponer el nivel de la delegación gubernamental, cosa que no ha aceptado", según fuentes del Ejecutivo.

Así, solo estaban en el salón Torrent, Cullell, varios mossos d'esquadra con uniforme de gala y familiares del nuevo presidente catalán, a los que Torra ha abrazado nada más tomar posesión: su mujer, sus hijos, su madre y sus hermanos.

Torra, que ha llegado al Saló Verge de Montserrat junto con Torrent y Cullell procedente de una de las salas contiguas a la capilla del Palau de la Generalitat, ha prometido el cargo con la fórmula usada en 2016, pero en aquel caso la pregunta la leyó la entonces presidenta del Parlament, Carme Forcadell, y Puigdemont respondió afirmativamente, algo que no ha sucedido hoy, porque el enunciado lo ha pronunciado solo el nuevo president. Tampoco ha habido discursos, lo que ha acortado el acto a apenas tres minutos, una ceremonia con poca expectación en la plaza Sant Jaume ya que, a diferencia de anteriores ocasiones, ninguna entidad o partido había convocado movilización.

CRITICAS DE LA CUP

El jefe de filas de la CUP en el Parlament, Carles Riera, ha criticado la toma de posesión porque "acata el marco jurídicopolítico español", y ha añadido que "no es un paso positivo". "Aunque sea una toma de posesión simbólicamente disruptiva es acatadora del marco jurídico español. No es un paso positivo ni lo que nosotros queríamos", ha sostenido en declaraciones al canal La Xarxa.

El diputado de la formación anticapitalista ha afirmado que cuando Torra y Puigdemont establecen como prioridad el diálogo con el Estado se les ponen "los pelos de punta" y ha arremetido contra la idea de "desescalar el conflicto". "¿Cómo se entiende, si la única manera de avanzar es mediante el conflicto? Desescalar el conflicto en estos momentos es altamente preocupante", ha apuntado. Riera ha afirmado que, si lo único que se pretende "es hablar de cómo solucionamos el tema de la represión y volvemos a la autonomía", se trata de "una derrota en toda regla", ya que "no es una desescalada" sino una "rendición".

Preguntado por un eventual acuerdo para aprobar los Presupuestos de la Generalitat, Riera ha contestado que a la vista del programa que expuso Torra en su investidura es "dificilísimo, por no decir imposible" llegar a un acuerdo para aprobar las cuentas. "Queremos ser herederos del 1-O. Nos opondremos radicalmente a lo que son políticas autonomistas y conservadoras", ha advertido Riera, que ha añadido que las oportunidades de cambio "vendrán más de la presión que se haga desde fuera que de lo que se haga desde dentro".

Lo más visto