COPE

Cuánto cuesta, cuánto dura y cómo es el proceso judicial de desalojo de okupas y el de desahucio de inquilinos

Aunque ahora están en auge las empresas de 'desalojos exprés', la modificación de la ley ha agilizado las 'desokupaciones' de carácter judicial

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 02:53

Ir de vacaciones y encontrase a un grupo de okupas en la casa de la playa es la pesadilla de aquellos españoles que poseen una segunda vivienda. También quienes aprovechan el curso escolar para alquilar su segunda residencia y ganarse un dinero extra temen el momento en que su cliente deje de pagarles sin abandonar la vivienda. Para que los propietarios recuperen la casa, hay distintos procedimientos legales en función de la relación contractual existente -o inexistente- con el ocupante. Con la ayuda de Ignacio Cuota, de Cuota y Rioja Abogados, lo contamos en 'Crimen y castigo'.

La okupación ilegal goza de un “tratamiento especial” tras la modificación de la Ley de Enjuiciamiento Civil realizada en 2018. El objetivo de esta reforma era “agilizar el procedimiento” y devolver la vivienda a su propietario lo antes posible, especialmente en aquellos casos en los que se trate de la única residencia que posee un particular. Los deshaucios por impago de cuotas suelen prolongarse más en el tiempo, ya que se tienen en cuenta variables como que los procesados se encuentren en riesgo de exclusión social.

Si al regresar a nuestro domcilio habitual descubrimos a un habitante indeseado, lo primero que debemos hacer es “interponer una demanda”. No es necesario identificar a las personas contra las que se dirige la denuncia porque “tiene carácter genérico” contra “las personas que estén okupando” la vivienda. Tras esto, los acusados tienen un plazo de cinco días para oponerse, es decir, “presentar cualquier documento que acredite que pueden hacer uso de la residencia”. En caso de que esta oposición no tenga lugar, el juez dictará sentencia firme, “sin necesidad de esperar el plazo de 20 días” necesario para otros delitos. Todo esto consigue que “en el mejor de los casos”, recuperaremos nuestra casa “en dos meses”.

El procedimiento de desalojo por impago de alquiler es bastante más complejo y, por tanto, lento. En este caso “existe un contrato de arrendamiento”, pero se está incumpliendo. El arrendador tiene derecho a que este acuerdo se cumpla, con lo que lo primero que deberá intentar será “un requerimiento extrajudicial” para que el moroso pague. Si esto no resulta efectivo, habrá que acudir a un tribunal.

Lo habitual es que las viviendas se entreguen “sin oposición pero no voluntariamente”. Esto obliga a que la autoridad ordene el “lanzamiento”: desalojar la vivienda “por la fuerza, lo cual a veces implica rajar la puerta” y expulsar a las personas que se encuentren en su interior. En total, este proceso no tardará en concluir menos de “cuatro o seis meses”.

Además, el denunciante tendrá que rascarse el bolsillo. Cuota explica que la cantidad de gasto media oscila entre los 600 y los 700 euros. En caso de que el propietario cuente con la ayuda de una empresa de 'desalojos exprés', esta suma se verá incrementada pero la 'desokupación' o desahucio, en teoría, serán más rápidos. El abogado aclara que, aunque “esta contratación es legal”, es necesario asegurarse de que cumple con “la normativa genérica” que regula estas situaciones.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar