Boletín

Un astronauta pincha desde el espacio para un crucero de Ibiza

El astronauta Luca Parmitano recibió clases de cómo pinchar musica del dj alemán Le Shuuk

Audio

 

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:16

Esta historia supera los límites de la gravedad. Vamos hasta la noche de Ibiza, en pleno mes de agosto. Y es fácil que en un ambiente así la cabeza te lleve a pensar en fiesta. Allí hizo parada un crucero que arrancó en Barcelona el pasado lunes, ha pasado por Ibiza y ahora está camino de territorio francés. A bordo de esa embarcación varios DJ'S de renombre en el sector de la música electrónica. Dimitri Vegas o Robin Schulz viajan junto a más de 2.000 jóvenes a los que animan los temas más importantes del mundo de la electrónica.

El ambiente estaba siendo espectacular, pero la noche tenía reservado un momento que iba a ser histórico. Entre la élite de los mejores DJ's, en un cartel de auténtico lujo se colaba un italiano. Su nombre es Luca Parmitano y hace unos pocos meses no tenía ni idea de música electrónica. Te preguntaras cómo en tan poco tiempo ha saltado a la fama, pero en seguida lo vas a entender.

Luca es astronauta de la Agencia Europea Espacial y actualmente su misión es realizar varios experimentos sobre cómo la gravedad puede afectar al cuerpo humano. El italiano de 42 años se ha convertido en la primera persona que hace de DJ desde el espacio. Precisamente Le Shuuk le dio unos consejos antes de partir desde Kazajistán el pasado 21 de julio con destino al espacio. Con tan solo una tablet y con una retransmisión en directo en las pantallas de la discoteca conseguía dar un gran paso en la música electrónica.

A Luca le preguntaron en una entrevista sobre qué cambiaría en el mundo. Respondió que le gustaría acabar con la barrera de los idiomas para que todas las personas hablaran un mismo idioma. Con esta iniciativa se ha dado cuenta que las “matemáticas y la música” son universales, para todo el mundo. Y con su actuación lograba que la ciencia y la tecnología conecten con la música que el pinchaba. Anoche estaba todo ello relacionado.

Luca, en un espacio muy reducido, flotaba mientras deleitaba al público con su música. Uno de los momentos más llamativos de su sesión fue cuando Luca se puso boca abajo, aprovechando la falta de gravedad y empezó a dar palmas. El italiano siempre ha destacado que su principal objetivo con esta iniciativa era demostrar a un público muy joven “la importancia de salir de la zona de confort y explorar”. Su ejemplo, el de alguien que no sabía absolutamente nada de música electrónica y que ayer, durante diez minutos, pasó a la historia. El primer DJ espacial que puso en órbita a más de 2.000 mil personas en Ibiza que vivieron una experiencia que seguro que no jamás olvidarán.

Lo más