COPE

El tesoro de la fe

Audio

José Luis Restán
Twitter

Director Editorial COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 11:41

Ayer el Papa comentó la historia del anciano judío Eleazar, que rechazó simular que comía carne sacrificada a los ídolos, para salvar su vida durante la persecución desatada por el rey Antíoco. Deshonrar la fe en la vejez, para ganar unos cuantos días, no es comparable con la herencia que esa fe supone para las generaciones futuras. Ese fue el argumento del anciano, que emociona al Papa.

Esta historia le sirvió a Francisco para advertirnos de una tentación muy de moda, que conecta con la antigua herejía de gnosis. Según ésta, “la fe es una espiritualidad, no una práctica; una fuerza de la mente, no una forma de vida”. Por el contrario, subrayó Francisco, “la fe cristiana es realista, no es solamente decir el Credo, sino que es pensar el Credo, es sentir el Credo, es hacer el Credo”. Hoy en muchos ámbitos existe una representación negativa de la práctica de la fe, a veces en forma de ironía cultural, a veces como marginación. Está muy bien la espiritualidad (lo que cada uno viva interiormente) pero la práctica de la fe, su dimensión pública, se considera inútil, incluso nociva.

La fe merece respeto y honor hasta el final, dice Francisco. Lo dice como pastor, pero también como un hombre anciano que ofrece su propio testimonio, bien trabajado por las vicisitudes de los años: “la fe nos ha cambiado la vida, nos ha purificado la mente, nos ha enseñado la adoración de Dios y el amor del prójimo. ¡Es una bendición para todos! Pero toda la fe, no una parte”. Seamos jóvenes o viejos, no caigamos en la tentación de cambiar el tesoro de la fe por unos cuantos días tranquilos, ya sea entre nuestras amistades, en el trabajo o en la opinión pública. Testimoniarla sin reducciones es el mejor servicio que como cristianos podemos ofrecer al mundo, y a las futuras generaciones.


Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar