Dolor en Rianxo y Pontecesures por la muerte de la pareja gallega en Sri Lanka

En ambas localidades se han decretado tres días de luto y se han organizado sendos minutos de silencio

Audio

 

AGENCIAS / COPE.ES

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 18:22

Los municipios gallegos de Rianxo y Pontecesures están de luto por la muerte de Alberto Chaves y María González, víctimas de la cadena de atentados perpetrados el pasado domingo en Sri Lanka, a quienes sus vecinos han homenajeado este martes.   En ambas localidades se han decretado tres días de luto y se han organizado sendos minutos de silencio, en Rianxo, a las puertas del Ayuntamiento, y en Pontecesures, en un pleno extraordinario en el que se ha leído una declaración institucional de repulsa a la "barbarie" terrorista y de apoyo a las familias de las víctimas.

El alcalde de Rianxo, Adolfo Muíños, ha transmitido su "consternación" por lo sucedido y su "repulsa total al terrorismo" que -ha lamentado- "aunque sea lejos, también afecta a gente de aquí".  Además, ha asegurado que todavía no saben nada de la repatriación de los cuerpos.

A apenas unos kilómetros de distancia, en Pontecesures, ha tenido lugar un pleno extraordinario en el que todos los miembros de la corporación han expresado, a través de una declaración institucional leída por el alcalde, Juan Manuel Vidal, la sensación de desconsuelo que ha quedado en la villa por la muerte de esta joven pareja. Vidal ha hecho hincapié en que "la violencia ciega e injustificable" del terrorismo "ha sacudido el pueblo y ha segado la vida de dos jóvenes" que eran "vecinos y amigos".

Vidal ha confiado en que los trámites de repatriación de los cuerpos sean "lo más breves posibles para evitar dilatar más" el sufrimiento de las familias, con las que tuvo un último contacto en la tarde de este lunes. En cuanto a la complejidad que tuvo la identificación de los cadáveres, ha revelado que a sus familias les requirieron fotos de ambos y que algunos compañeros de trabajo de Alberto en India se desplazaron a Sri Lanka para confirmar sus identidades.

Alberto Chaves, de 31 años y natural de Rianxo, trabajaba en la filial de la empresa viguesa Profand en India.   Su novia, María González Vicente, de 32 años, trabajaba en la empresa de su familia en Padrón, especializada en equipación de trabajo, y había ido a visitarle a Sri Lanka. 

Lo más