COPE

Newsletters
Registrarme

Felipe, una persona sin hogar: "Mis hijos no saben nada. Hablo con ellos, pero no les quiero preocupar"

En 'La Noche' de COPE visitamos un albergue de los Hermanos de San Juan de Dios donde conocemos las historias de Felipe y Armando, dos hombres que han acabado viviendo en la calle

Audio

Madrid

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 05:37

Casi 30.000 personas no tienen casa ahora, en este mismo instante, en España. Lo que para nosotros hoy es casi anecdótico, para esas 28.552 personas, esa es la cifra exacta, de nuestro país es rutina. Viven en la calle, y están expuestos a las inclemencias del tiempo las 24 horas. Ellos no tienen un baño propio, ni una cama, ni una mesa en la que comer, ni un sillón donde leer o ver la tele, evidentemente, tampoco tienen tele. Son datos de la 'Encuesta a las personas sin hogar' correspondiente a este 2022, publicada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), y confirma el aumento del 24,5% en los últimos 10 años.

Las causas que han llevado a estos hombres y mujeres a vivir en la calle son principalmente: comenzar desde cero al llegar de otro país (28%), perder su trabajo (26%) o haber sufrido un desahucio de su vivienda (16%). La media de edad se fija en 42 años, y más de un 40% lleva más de 3 años sin alojamiento propio. 'La Noche' de COPE ha estado en un albergue de los Hermanos de San Juan de Dios, nuestra compañera Lucía Para compartió un rato con Armando y con Felipe.

En el último año, Cáritas ha atendido a 37.207 personas que viven en la calle. Han puesto a su disposición 420 centros y recursos en los que les acompañan y ofrecen la ayuda y oportunidades que ellos requieren. Nuestra compañera Lucía Para ha estado en un albergue de los Hermanos de San Juan de Dios, en Madrid, para comprobar cómo es la vida allí y charlar con dos de sus usuarios.

Este albergue abrió sus puertas el 2 de noviembre de 1979. Hace 43 años. Desde entonces han atendido más de un millón de estancias con el propósito de ayudar a las personas necesitadas y las premisas de "la prevención, asistencia, orientación y rehabilitación de las personas marginadas sin hogar".

La historia de Armando, un empresario que acabó en la calle tras la crisis del ladrillo

Allí vive Armando. Hasta el año 2013 era empresario, pero llegó la crisis del ladrillo, la famosa burbuja inmobiliaria, y quedó expulsado sin remisión del sistema y abocado a una situación de marginalidad, asfixiado por las deudas. "Yo caí hace cuatro años en situación de calle, con la mala suerte de que a las dos semanas me da un infarto. Me pusieron cinco stent en el corazón. En los últimos seis o siete meses he entrado en un proceso degenerativo de órganos internos míos. Puede malvender mi casa. Me fui con mi madre a vivir, ella falleció, coincidió con que me había comido mis ahorros y un año después acabé en la calle", explica.

Fueron semanas duras, en las que se encontraba solo, con frío, sin comida, sin un abrazo, incapaz de sonreír porque no tenía fuerzas ni para eso. En aquellos días, ¿qué se le pasaba por la cabeza a Armando? ¿En qué pensaba? "Me levantaba muy temprano, me iba a andar, a una biblioteca. El peligro es el abandono y cuando te sientes así es muy fácil caer en el alcohol. Ese era mi temor", cuenta.

Se nota que tenía las cosas muy claras. Debía mantenerse fuerte ante la tentación, por ejemplo, de ahogar sus problemas en la bebida. Ese era el camino fácil. Precisamente, el alcoholismo es una de las principales enfermedades de aquellos que viven en la calle. Según Ivane Salud, el 37% de las personas sin techo consumen alcohol a diario, con una media equivalente a cinco vasos.

"Me acuerdo en la biblioteca de Retiro sobre la moral y la existencia de Dios. Fui y estuve participando", añade. ¡Qué importante es tener la mente ocupada! Armando se impuso su propia rutina, en la que también incluyó la fe. Me contaba que para él era fundamental llevar una vida normal. Todo lo normal que puede ser en sus circunstancias, y es que como él mismo cuenta, "se etiqueta mucho por la apariencia. En el hospital no saben que estoy en situación de calle porque no quiero que me traten como un ciudadano de segunda categoría".

Felipe sufrió los daños colaterales de una mala gestión en el restaurante en el que trabajaba

Al lado de Armando, estaba Felipe, otro residente del albergue. Él sufrió los daños colaterales de una mala gestión en el restaurante que trabajaba. "Una persona que me contrató dejó en la ruina al restaurante y a todos en la calle. Con 60 años es muy difícil reiniciarse", comienza explicando a COPE.

Felipe no es muy alto, lleva una barba canosa y poblada. De su cuello cuelgan varias cruces y su piel está adornada por tatuajes. Todavía lleva la muleta para moverse, pero aun así es increíble el aplomo que muestra al contar sus terribles experiencias. Felipe ha sufrido mucho y cuesta creer que lo ha superado. "Cuando estás en la calle se te pasan muchas cosas por la cabeza. A mí me han robado tres veces, con violencia. Me llegaron a robar hasta la muleta", añade.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado

Muchas veces, lo que nos sostiene es la familia. Pero, en el caso de Felipe, por decisión propia no ha querido que lo supieran para no preocuparles: "Hablo por teléfono con ellos porque mi hija trabaja en Suiza y mi hijo en Doha, pero no saben nada. No les quiero contar nada porque están a miles de kilómetros de distancia, ¿para qué les voy a preocupar? Ellos tienen allí su vida encauzada y muy bien, ¿para qué les voy a hacer sufrir? Yo intento defenderme, he pasado momentos de debilidad mental tremendos, de tirar la toalla y eso no se lo quiero transmitir porque lo único que puedes hacer es preocuparles. Yo decidí no comentar nada".

La fe ha sido esencial. A base de rezar y de ir todos los días a misa lo ha podido ir superando. Según en qué zona estaba viviendo iba a una parroquia o a otra. La buena noticia es que Felipa ya está viviendo en un piso compartido, el día que hablamos con él fue su última jornada en el albergue, ahora va a tener la posibilidad de retomar su profesión como cocinero.

Escucha en directo COPE, la radio de los comunicadores mejor valorados. Si lo deseas puedes bajarte la aplicación de COPE para iOS (iPhone) y Android.

Y recuerda, en COPE encontrarás el mejor análisis sobre la actualidad, las claves de nuestros comunicadores para entender todo lo que te rodea, las mejores historias, el entretenimiento y, sobre todo, aquellos sonidos que no puedes encontrar en ningún otro lado.

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo 2

Directo Herrera en COPE

Herrera en COPE

Con Carlos Herrera

Escuchar