COPE

LA NOCHE DE ADOLFO ARJONA

La obsesión del fundador de Ikea desde los 17 años que lo llevó al éxito: "Nada ocurre al azar"

En "La Noche de Adolfo Arjona" descubrimos cómo nació realmente Ikea, uno de los grandes inventos que cambió nuestras vidas como el ketchup, la Coca-Cola o los Kellogg's

Audio

COPE Andalucía

Andalucía

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 08:45

Ikea es la idea de un adolescente. Un joven de 17 años al que su padre lo premió con algo de dinero por sus buenas notas. Como el director del Master en branding OBS Business School ha contado a Adolfo Arjona, “con solo 10 años, Ingvar Kamprad ya vendía bolígrafos y marcos de fotografías entre el vecindario. Tenía una aptitud brillante y muy poco común para los negocios”.

Según Nacho Somalo, fue idea suya comprar muebles a sus vecinos y venderlos por catálogo para llegar a más clientes. Los precios eran tan asequibles que muchos posibles compradores dudaban de su calidad. Por eso Ingvar Kamprad decidió convertir un antiguo taller de su pueblo Agunnaryd, situado al sur de Suecia, en una exposición abierta al público.



En "La Noche de Adolfo Arjona" descubrimos que la personalidad de su fundador aparece reflejada en cada rincón de Ikea. Era un hombre muy austero que siempre viajaba en clase Turista y prefería hospedarse en hoteles poco lujosos. Condujo su viejo coche hasta que ya no pudo darle más uso y siempre vestía ropa de segunda mano. Incluso en una entrevista aseguró que se cortaba el pelo cuando viajaba a países subdesarrollados porque en Europa le resultaba demasiado caro.



IKEA: LA OBSESIÓN DE SU CREADOR

Ingvar Kamprad nunca dejaba nada al azar. Tal vez ese fue su mayor secreto. “En Ikea todo está pensado al milímetro. Por ejemplo, todos los nombres de los artículos tienen su propio significado. Hacen referencia a lugares, lagos o pueblos de Suecia”. Además, Ikea puede presumir de difundir el medio de comunicación más leído del mundo. El catálogo de Ikea tiene una tirada de 200 millones de ejemplares y está editado en veintinueve idiomas.

Kamprad

Ante el gran éxito de Ikea, surge la gran pregunta: ¿Quién fue realmente Ingvar Kamprad? ¿Fue un excéntrico o diseñó un personaje a imagen de Ikea? Nunca lo sabremos. Lo que sí está demostrado es que su filosofía de vida lo llevó a generar una de las grandes fortunas del mundo.

HEINZ: EL KETCHUP FAVORITO DE LA REINA DE INGLATERRA

Lo bueno de los grandes inventos es que aparentemente resultan sencillos. Eso ocurre con el ketchup Heinz. Su creador, Henry Heinz, era un apasionado de los vegetales. Los cultivaba en su casa y después los vendía a sus vecinos. A los 25 años inventó una salsa única hasta entonces elaborada con tomates madurados al sol y la vendió en botellas transparentes.



Su color rojo intenso es el gran reclamo de un producto que en la actualidad encontramos en las despensas de medio mundo. Tanto es así que hasta la reina Isabel de Inglaterra toma ketchup Heinz. En 1950, Heinz recibió la autorización Real de Inglaterra, que lo nombra como proveedor de la Casa Real Británica. Una distinción al alcance de muy pocos.



COCA-COLA: LA BEBIDA QUE NACIÓ EN UNA FARMACIA

Los orígenes de la Coca-Cola los encontramos en una farmacia de Atlanta. En el siglo XIX, el farmacéutico John Pemberton inventó un medicamento para el estómago que además resultaba estimulante. Tras meses de pruebas, consiguió una receta muy sabrosa a base de nueces de cola, agua de soda y hojas de coca.

Pemberton decidió entonces venderlo en su propia botica. Se servía en un vaso con hielo mezclado con agua carbonatada. Su precio era de cinco centavos. El nombre de Coca-Cola no fue idea suya, si no de su contable, quién escribió a mano las dos palabras con la tipografía que se ha mantenido hasta la actualidad.



Para los expertos, el secreto de Coca-Cola no está en su fórmula, si no en su estrategia de marketing. La botella de vidrio es universal y única en el mundo. Tanto es así que incluso a oscuras se puede distinguir fácilmente por el tacto.

El gran éxito de Coca-Cola llegaría durante la Segunda Guerra Mundial. La compañía prometió que cualquier soldado americano podría disfrutar de un refresco a la hora de comer. No importaba dónde se encontrara. Y Coca-Cola cumplió su promesa. Su expansión fue global.



KELLOGG'S: CUANDO LAS CASUALIDADES SON MARAVILLOSAS

El invento que cambió nuestros desayunos para siempre fue fruto de una casualidad y nació en el centro que el prestigioso doctor John Kellogg's dirigía en Estados Unidos. Su hermano pequeño, Will, que tenía una gran visión para los negocios, trabajaba con él. Por sus instalaciones pasaron las personalidades más destacadas de la época como Henry Ford o la esposa de Abraham Lincoln, quienes disfrutaban de terapias alternativas y una alimentación saludable.



Un día de 1894, los hermanos Kellogg's dejaron una olla de cereales de trigo en el fuego. Cuando regresaron a la cocina, vieron que el cereal estaba duro. Intentaron salvarlo pero se rompió en mil pedazos. No sabían qué hacer porque era la hora del desayuno y los huéspedes esperaban, así que decidieron hornear los trozos de cereal. El resultado fueron unos cereales crujientes que sirvieron con un vaso de leche. Había nacido el desayuno más famoso del mundo.

Los hermanos Kellogg's eran muy diferentes entre sí. John era científico, Will un emprendedor. Empezaron trabajando juntos, pero los roces del negocio fueron causa de enormes disputas. Pasaron casi el resto de su vida enfrentados en los tribunales por la patente de los cereales.Will ganó la batalla a su hermano mayor.

También te podría interesar:

¿Quién fue el inventor de la Coca-Cola?

El secreto del éxito de la empresa del pollo frito más famoso del mundo: "Solo unos pocos han leído la receta"

Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo La Noche

La Noche

Con Beatriz Pérez Otín

Escuchar