¿Por qué el 14 de julio Francia celebra su fiesta nacional?

Lo hace con multitud de actividades por todo su territorio, que incluyen un desfile militar en el que habrá representación de los tres ejércitos españoles

Audio

 

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 11:43

Pero, ¿por qué el 14 de julio? Porque ese día, en 1789, se produjo el asalto y toma de la Bastilla de París, detonante de la revolución francesa.

El hecho no es menor, y es que supuso el fin de la monarquía absoluta en Francia y el comienzo de la caída del antiguo régimen en toda Europa. Más de 100 personas murieron para conseguir asaltar este símbolo del poder del rey en plena capital del país. Aunque igual no es un motivo por el que deberían estar orgullosos, como explica el catedrático de historia de la Universidad CEU San Pablo, Alberto Bárcena, quien alega que los “defensores de la Bastilla eran militares que cumplieron su deber y lo pagaron con la vida”, en un asalto que se propició con la excusa de que Luis XVI preparaba “una matanza de patriotas”. Una matanza que era completamente falsa.

Este hecho se ha vendido siempre como una gran victoria, aunque la cárcel nunca albergó presos políticos como se ha contado siempre. En el momento de la toma, encarcelados, había cuatro falsificadores, un noble condenado por incesto, un enfermo mental y un acusado de conspirar contra el Rey. Siete personas a cambio de más de 100 vidas.

El verdadero motivo del asalto de la Bastilla fue el intento de conseguir armas y pólvora, hecho que consiguieron, y que ya habían conseguido también en el asalto al hospital de inválidos del día anterior. Quien peor lo pasó, el general a cargo de la defensa de la bastilla, que depuso las armas con la condición de que no hubiese ejecuciones, y no le salió como esperaba: le apuñalaron, le cortaron la cabeza y lo clavaron en una pica.

Otra de las mentiras que se contó para comenzar la revolución fue que el pueblo pasaba hambre, mientras el rey y la reina vivían en la opulencia con su corte en Versailles.

Aunque es cierto que María Antonieta tenía una gran afición por los zapatos, y que el hermano del rey se mandaba hacer un par nuevo para cada día, la crisis venía de la gestión de Luis XIV y Luis XV, y su inversión en procesos bélicos.

Todo ello en una época en la que una barra de pan costaba lo mismo que el salario de una jornada completa. Y contra esto venían a luchar los revolucionarios, para devolver al pueblo lo que era del pueblo, hacer que dejasen de pasar hambre y devolverles libertades. Esa era la intención al menos.

La prensa, la burguesía y los ilustrados. Una conspiración conjunta contra Luis XVI y su corte, que murieron ejecutados. Todo para el pueblo pero sin el pueblo, que decían los propios monarcas. No recuperaron libertades, es más, entraron en la época del terror, con Robespierre a la cabeza.

Lo que sí dejó fue una de las primeras campañas de utilización de la prensa para los intereses propios. Desde los principales periódicos, se lanzaron bulos, mentiras e insultos, eso sí, contra la pobre Maria Antonieta, nunca contra Luis XVI. Y también se lanzaron contra los nobles... de ellos se inventó que se dedicaban a asaltar villas pobres para robar sus recursos. Eso sí, eran bandas Meigas, nadie las había visto, pero haberlas hailas.

También dejó la denominación de derecha e izquierda en la política... Y surgió por cómo se sentaron en el hemiciclo las fuerzas al crear la Asamblea Nacional Constituyente: los conservadores a la derecha y los progresistas a la izquierda. Aunque en realidad, las diferencias entre esa derecha e izquierda eran casi de matiz, buscar, buscaban todos lo mismo: instaurar la nueva república.

Una de las primeras medidas que adoptó esa asamblea fue la ejecución de Luis XVI, que casi salva su cabeza: 361 votos a favor y 288 en contra. Eso sí, a favor de la ejecución votó hasta el propio primo del rey.

Una ejecución que se produjo, como no, con guillotina, instrumento que se inventó porque se consideraba la forma más humana de quitar la vida a alguien. Por ella pasaron también Maria Antonieta, otros miembros de la corte... Y Enrique IV, que había fallecido casi dos siglos antes y al que desenterraron para momificar y ejecutar... su cabeza fue encontrada en 2008 embalsamada en casa de un jubilado.

Y además de este nuevo método de ejecución trajo muchas anécdotas. Por ejemplo: las últimas palabras de María Antonieta fueron: lo siento, porque le pisó el pie al verdugo, aunque esto creemos que es falso; se creó el primer zoológico público, ya que todos los animales exóticos privados de los nobles tuvieron que ser trasladados a Versailles; y la historia de Richebourg, un espía de tan solo 59 centímetros de altura al que disfrazaban de bebé y metían en un carrito para escuchar las conversaciones de los oficiales.

Etiquetas

Lo más