Ángel Correas: “El encuentro de Quintos de Mora ha servido para el marketing político"

El monólogo de la actualidad del director de 'La Mañana Fin de Semana' 

Ángel Correas

Ángel Correas

Presentador de 'La Mañana Fin de Semana' y 'Mediodía COPE Fin de Semana'

Tiempo de lectura: 3'Actualizado 10:54

Audio

 

En Granada capital la víctima ha sido una mujer de 38 años. Asesinada por varias puñaladas en el barrio del Zaidín. Su ex pareja, de 24 años, se dio a la fuga pero poco después se entregó en dependencias de la Guardia Civil del municipio de Guadix. La víctima tenía una niña menor de edad.

Mientras se redactaba la noticia, sobre este asesinato de Granada, en Lugo se confirmaba la detención de un hombre acusado de asesinar a su actual pareja, una mujer de 49 años cuyo cadáver fue localizado el viernes por la noche en su domicilio lucense con varias puñaladas mortales. De confirmarse la autoría de estos crímenes serían 10 las mujeres asesinadas en lo que va de año por causa de la violencia machista.

Y en China, las autoridades elevan la cifra de muertos a 811 con lo que este nuevo coronavirus ha superado ya a su antecedente vírico, el Síndrome Agudo Respiratorio Severo, el SARS que se quedó cerca de los 800 muertos entre los años 2002 y 2003.

La prestigiosa revista Lancet ha publicado un estudio sobre los primeros 99 contagios de este virus. La conclusión es que se originó en un mercado de mariscos porque 49 de los pacientes analizados tenían una relación directa con estos puestos. La mayoría, más de 60 de los infectados son hombres y casi todos los pacientes tenían otras enfermedades previas que podrían haberles hecho más vulnerables al virus. Por ejemplo, afecciones cardiacas o diabetes. 11 de los 99 casos estudiados han acabado falleciendo.

Poco a poco se va conociendo un poco más del virus aunque todavía queda lo fundamental, una cura o la vacuna. Hasta que llegue las autoridades chinas se han decidido a ponerle nombre oficial y ahora lo llaman NCP (novel coronavirus pneumonia).

Es curioso como este coronavirus está movilizando al mundo y con razón pero al mismo tiempo pasa desapercibida una noticia sobre otro virus activo en el centro de Africa. Ahora mismo, a la vez que el coronavirus chino copa todos los titulares a la largo y ancho del planeta (y con razón), el sarampión lleva más de 6.000 muertos solamente en la República Democrática del Congo. 4.500 de los fallecidos, son niños. Prácticamente nadie habla de esta epidemia y también existe.

De no ser por estas noticias, la portada de este informativo bien podría haber sido para hablar de la reunión del Gobierno de Pedro Sánchez en la finca toledana de Quintos de Mora. Una cosa está clara, la reunión no pasará a la historia.

A falta de contenido podemos contar que Pedro Sánchez llegó en helicóptero, que vestía un jersey azul oscuro de pico en el que se veía una camiseta interior blanca y que tiene una funda de móvil roja. Junto a él se sentó Carmen Calvo, a la derecha, y a la izquierda Pablo Iglesias con una chaqueta de punto gris oscuro con dibujitos de llamas andinas. Genio y figura.

El encuentro/convivencia de Quintos de Mora ha servido para el marketing político. Un entorno bonito para que los ministros de Pedro Sánchez se hagan la foto y tengan un escenario bien cuidado, como el patio de la finca, para hacer todo tipo vídeos y declaraciones insustanciales en las que cada uno ha salido hablando de los suyo y de lo bien que lo hacen. Marketing sin posibilidad de realizar alguna pregunta.

Por supuesto, ni una sola palabra de la visita sorpresa de Zapatero a Venezuela para encontrarse con Nicolás Maduro y con su vicepresidenta Delcy Rodríguez. Sí. La misma Delcy con la que hace un par de semanas se reunió el ministro Ábalos, de madrugada en Barajas.

No sorprende qué Zapatero aparezca en Venezuela para encontrarse con Maduro. Lo que llama la atención es que lo haga en cuando existen muchas dudas abiertas en torno al encuentro entre Ábalos y Delcy Rodríguez en Barajas, cuando ese mismo fin de semana Pedro Sánchez esquivó como pudo reunirse con Juan Guaidó, el presidente reconocido por España. Todo esto hace que se acreciente la sospecha sobre la postura del Gobierno Sánchez con Venezuela, una duda que ayer mismo volvía a expresar el gobierno de los Estados Unidos.

En medio de todo esto ha reparecido el ex presidente Zapatero en el Palacio de Miraflores de Caracas para reunirse con Nicolás Maduro. ¿Casualidad?

Lo cierto es que el Gobierno es consciente de todo lo anterior, de cúmulo de coincidencias que se acumulan. Es consciente, porque ante las imágenes de Zapatero con Maduro el ministerio de Asuntos Exteriores se apresuró en la tarde de ayer a lanzar un comunicado en el que escuetamente se desmarcan de la actividad del Ex presidente. Dice Moncloa que Zapatero está en Venezuela "sin ostentar ningún cargo de representación y sin mandato alguno del Gobierno de España", ha viajado como un ciudadano más. Les ha faltado decir que no saben quien es ese señor de las cejas raras.

Después hemos ido sabiendo que Zapatero ha estado en estas horas asesorando a la Mesa Nacional del Diálogo, que en teoría en un punto de encuentro entre el régimen de Maduro y un sector minoritario de la oposición Venezolana con el objetivo de llegar a un proceso electoral. En la práctica está siendo una válvula de escape política para Maduro y Zapatero la apoya con su presencia.

En directo2

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar