River y Boca: mucho más que un partido

River Plate y Boca Juniors se dan cita en Madrid, de manera cuasi inesperada, para poner punto y final a una de las finales más largas de la historia 

  COPE.es

COPE.es

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 22:24

Todo estaba preparado para que Argentina mostrase al mundo su pasión por el fútbol. Boca Juniors y River Plate iban a disputar la final de la Copa Libertades. ¿Te imaginas una final de la Copa de la Champions entre Real Madrid y Barcelona? Pues lo mismo pero con acento argentino. Los argentinos iban a dar rienda suelta a su pasión por el fútbol, a la rivalidad de River y Boca pero la violencia ha convertido esta final de Libertadores en el partido más largo y más bochornoso de la historia. Y es que la final entre River y Boca se jugará el próximo domingo en Madrid, a más de 10.000 kilómetros de Buenos Aires y después de escribir una de las páginas más lamentables de la historia del fútbol argentino.

El pasado 11 de noviembre se jugó en la Bombonera – el campo de Boca - la ida de la final de la Libertadores entre River y Boca. Se tenía que haber jugado un día antes pero la lluvia lo impidió. El partido se jugó al día siguiente y acabó con empate a 2. La vuelta estaba prevista el 28 de noviembre en el estadio de River, en el Monumental. Pero no pudo disputarse por culpa de los violentos.

Los incidentes se produjeron cuando el autobús que trasladaba a los jugadores de Boca Juniors se aproximaba al Monumental. En ese momento fue atacado con piedras por hinchas de River. La zona se llenó de agentes de seguridad que trataron de devolver la normalidad. Todo ello entre pedradas de aficionados que no dudaron en enfrentarse a la policía.

Al menos 29 personas fueron detenidas "por atentado y resistencia a la autoridad" en los alrededores del Monumental. La postura inicial de la CONMEBOL fue la de retrasar hasta en dos ocasiones la final para evitar la suspensión. Siempre con la intención de que el partido se jugara. Las gradas del Monumental llevaban horas llenas. Fuera, cientos de aficionados con entrada no pudieron acceder. Los incidentes continuaron durante horas, los jugadores seguían en los vestuarios a la espera de que la situación se tranquilizase y pudiesen salir. Así lo contaba la televisión argentina.

Los dos equipos llegaron al acuerdo de suspender el partido y así se hizo. Después de que la CONMEBOL decidiese que la finalísima se jugaría fuera de Buenos Aires se empezó a especular con la posibilidad de trasladarla a otra ciudad de América Latina. Finalmente se decidieron por cruzar el charco y disputar la final en el Santiago Bernabéu.

Lo hablábamos con Ernesto Coco. El gran problema del fútbol argentino es la violencia. Una violencia que preocupa a algunos madrileños. Las fuerzas de Seguridad han preparado un gran despliegue de seguridad para evitar incidentes.

Miguel Ángel Fernández es un argentino que lleva casi 10 años en España y es seguidor de River. Este domingo, no puede ser de otra manera, estará animando a su equipo en el Santiago Bernabéu. Una situación que no había imaginado ni en sus mejores sueños. Miguel Ángel es hincha de River desde pequeño, pero no por tradición familiar, fue decisión propia. De hecho su padre es de otro club. Pero él lo tenía muy claro.

A pesar de llevar muchos años en España vive este encuentro con toda la emoción del mundo. No es para menos. Va a poder ver a su club tan cerca, cuando lo habitual es que jueguen a miles de kilómetros de Madrid. Muchos comparan este Boca-River con un Real Madrid-Barcelona, pero para Miguel Ángel hay diferencias. Esos incidentes han provocado que el partido se juegue en el Bernabéu, y es que en los últimos años el fútbol se ha convertido en un negocio. Así lo ve este hincha de River.

A pesar de que de momento Miguel Ángel no ve una solución, espera que las rivalidades queden a un lado y manda un mensaje: que todo el mundo esté tranquilo porque no habrá incidentes entre las aficiones.

Lo siguiente, es hablar de River. Renato Giordano cuenta las horas para que comience a rodar el balón en el estadio Santiago Bernabéu este domingo. Este argentino lleva 16 años viviendo en Madrid, pero sigue muy ligado al equipo de su vida, Boca Junior. Así se lo ha contado a Pilar Cisneros y Fernando de Haro en La Tarde.

No tenía otra opción. Tenía que ser de Boca sí o sí. De hecho Renato pertenece a la peña de Boca en Madrid y por supuesto estará este domingo en la grada animando a su equipo. Y es que los argentinos viven el fútbol de una manera única. Renato dice que es impensable esa comunión entre aficiones, ya que, como explica, estos encuentros se viven de otra forma. Y se mezclan varios factores. A pesar de todo la afición de Boca llega a Madrid para disfrutar de la rivalidad y del espectáculo. Dicen que increíble. Basta con echar un vistazo a nuestro alrededor. Llevamos días hablando de este encuentro, pero muy pocos saben quién juega en los equipos.

Hoy en nuestro tema del día estamos abordando la final River-Boca que se disputará el domingo en Madrid desde varios puntos de vista.. Hemos hablado de la violencia en el fútbol, nos hemos acercado a la cuestión deportiva y por útlimo queremos también reparar en la cuestión económica.. Un partido como éste, ¿reporta tantos beneficios? ¿Merece la pena? Según algunos cálculos el partido dejará en Madrid un impacto económico de unos 25 millones de euros. Ha pasado por los micrófonos de 'La Linterna' Jaime Fortuño es profesor de EAE Business School y especialista en la comercialización, venta y marketing en empresas deportivas.

Lo más