Más directos

El Wanda Metropolitano, circuito de carreras ilegales

Ahora el aparcamiento del Wanda Metropolitano, pero también el Pau de Vallecas y en San Chinarro, barrios de Madrid, se producen este tipo de carreras ilegales y muy peligrosas.

 Foto: imagen de uno de los vídeos colgados en las redes de estas carreras ilegales

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 13 jul 2018

Hay mucha actividad en el aparcamiento del nuevo estadio del Atlético de Madrid, el Wanda Metropolitano, y no es noche de fútbol. Es más, hay actividad a horas en las que nunca se producirá un espectáculo deportivo, legal.

Entonces, ¿de qué hablamos? De trompos, zigzags, acelerones, adelantamientos, velocidad de vértigo, en definitiva de poner en riesgo la vida y la de los demás. Hablamos de un delito ya que se sucenden carreras de coches y apuestas ilegales.

Son jóvenes quedan para cometer estos delitos y es más dejan constancia de ello ya que no paran de subir vídeos a las redes y de regodearse de ello, "si corren y no lo enseñan... va en su ego personal, les gusta correr y mostrarlo" afirma Víctor Martínez, portavoz del CSIF de la Policía Municipal de Madrid; policía que hace todo lo que puede para combatir este delito, pero no hay efectivos suficientes, "la Policía Municipal no tiene medios, hay pocas unidades por la noche y no pueden actuar", porque estas carreras ilegales no solo se producen en el Wanda Metropolitano, también en el Pau de Vallecas y en San Chinarro, barrios que por la crisis hay zonas sin terminar.

Ya hay detenidos, "ha habido actuaciones y ya hay detenidos que han pasado a disposición judicial" detalla el portavoz del sindicato CSIF de la Policía Municipal de Madrid, detenidos que han cometido "varios delitos, pero el mas grave es el que se recoge en el artículo 380 del Código Penal. Se juegan ir a la cárcel y una multa considerable".

La mayoría son jóvenes que "a veces quitan el coche a sus padres que se enteran cuando les llega a casa la multa que puede ser considerable", otras veces "son vehículos de alta gama que los preparan y utilizan para estas carreras, pero hay un poco de todo". En cuanto a las apuestas, "van entre 200 y 300 euros, una parte para la apuesta y una parte para los corredores" que se juegan muchas  veces la vida, asegura Víctor Martínez, portavoz del CSIF.

Lo cierto es que forman una auténtica fiesta, "se ve en los vídeos: llevan sillas, neveras y hay menores de edad con el riesgo que eso conlleva porque hay derrapajes en los que ponen en peligro la vida". Jóvenes que suelen quedar por Internet o ya tienen grupos de WhatsApp y que están muy organizados entorpeciendo la labor policial, "que muchas veces no puede actuar porque están en un aparcamiento público y por estar allí aparcados no se puede actuar. Cuando están compitiendo hay personas en la carretera que cuando ven que acude la Policía avisan muy rápido y hacer actuaciones in situ es complicado para la Policía municipal" denuncia el portavoz del CSIF.

Lo más