Javier Peláez: "Si Franklin se enterara de que hay turistas en el paso del noroeste no sé lo que pensaría"

500 años de frío en el Ártico

Audio

Bárbara Archilla
@babushkarchilla

Redactora de 'Herrera en COPE'

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 13:56

Este viernes partió una expedición científica apoyada por 19 países, para navegar durante 390 días, hacia el Polo Norte. 600 científicos se han embarcado en el Polarstern, un rompehielos alemán, para entender mejor el cambio climático.

Es la mayor expedición polar de la historia, y va a navegar a la deriva por todo el Ártico durante un año, tal y como lo hizo el explorador noruego Fridtjof Nansen a bordo de su barco de madera, el Fram, en la década de 1890.

Ahora hay preocupación y curiosidad por entender mejor lo que podría estar pasando en el mundo, pero antes, los exploradores se echaban a la carrera polar, para conquistar y descubrir un nuevo mundo. Muchos no llegaron, otros no volvieron. Solo sabemos lo que contaron ellos o sus diarios, los que ha analizado hasta la saciedad Javier Peláez, con detalles apasionantes que ha plasmado en su libro “500 años de frío”.

Allí se descubren las anotaciones de los grandes exploradores, de cómo se morían de hambre, de su guerra por descubrir y del desconocimiento de adónde se dirigían realmente. Incluso hoy en día hay áreas sin explorar. 

El deshielo ha hecho que hasta un trasatlántico pueda pasar con turistas mientras en el año 1900 se morían de escorbuto. Son muchas las aventuras que bien podrían ser escenarios de una película. El Polo Norte es un mar mientrras que la Antártida es un continente. Conquistar esta última no ha costado tanto como esos 500 años de fría, allí, en la cabeza norte del globo.

Lo más