'Herrera en COPE'

"ETA sigue con los Otegis, los Bildus, los Sortus... ETA sigue en los salvajes de Alsasua"

 

Tiempo de lectura: 4' Actualizado 04 may 2018

Señoras, señores, me alegro, buenos días:

Es jueves 3 de mayo del 2018 y son las 08:00 de la mañana. Son las 07:00 en Canarias. ¿Qué tal están? ¿Cómo les va el día? ¿Saben ustedes que la primavera toma rumbo de beso? Como decía el poema de Julio Alfredo Egea, el gran poeta chileno.

Bueno, pues la primavera toma rumbo de beso porque, efectivamente, la cosa empieza a normalizarse. No todavía del todo pero empieza a normalizarse el jueves 3, después del día 2. El día 2, la fotografía en todos los medios es la fotografía de Soraya Sáenz de Santamaría y Maria Dolores de Cospedal separadas por una silla y accionando el esternocleidomastoideo mirando cada una hacia un lado después del día de la Comunidad. Para el PP, le va muy bien al PP aquella frase del gran, del genial Julio Cerón Ayuso, saben ustedes fue el fundador de 'El Felipe', traductor de Unesco, un tipo singular y genial que decía: “La ley de la gravedad no es nada en comparación con lo que nos espera”. Bueno, pues eso que se lo vayan apuntando.

ESCUCHA AQUÍ EL ANÁLISIS DE HERRERA DE ESTE JUEVES 3 DE MAYO

Miren, hay dos cuestiones que en el periodismo son particularmente deleznables. Una es la autocita, siempre repugnante, y otra es el “ya lo decía yo”. Lo que pasa que son muy recurrentes el “ya lo decía yo”. Claro, y quién, si no lo hace uno, ¿quién lo va a hacer?

Hoy verán ustedes que se habla... Y ayer por la noche se habló mucho de una carta de ETA. Una carta de ETA en la que da otro paso más hablando de su disolución. No es el definitivo. Bueno, esa carta se la adelantamos aquí hace una semana. Se la leímos textualmente. Es una carta en la que hablaba de la declaración de Aiete. Es una carta en la que confirmaba que había tenido contactos con gobiernos pero no le habían servido de nada y que ni la declaración de Aiete ni otras iniciativas habían servido para conseguir los objetivos que pretendía la banda.

Lo cierto es que este jueves, según ha confirmado el propio entorno de ETA, los terroristas van a dar a conocer otro comunicado para hacer oficial su disolución definitiva. Y ahora si quieren le recuerdo cuál ha sido la secuencia de los diversos comunicados de la banda terrorista ETA en este caso del cisne.

Pero hay una serie de reflexiones inevitables que hoy debemos hacer siemrpe con un ojo puesto en las víctimas. Hoy el 'diario ABC' lleva en sus páginas interiores el relato de 40 víctimas, de 40 voces entre miles, que cuentan lo que ha significado ser victima de ETA. Lo que ha significado perder a su padre, a su madre, a su hermano, a un hijo, por ejemplo, y que esta colección de asesinos ha resuelto en un comunicado pidiendo perdón a una serie de victimas: A los que pasaban por allí, pero no a los que, según ellos, formaban parte esencial del conflicto.

Hay que preguntarse, ahora es de ahora, de qué han servido tantos muertos. De qué ha servido tanto sufrimiento. De nada. De nada porque, miren, entre las fuerzas de seguridad del Estado, la inteligencia del Estado, la sociedad que les ha conseguido dominar, ignorándolos, y la ayuda internacional, se ha acabado con ETA.

Por eso, que ahora pretendan extender un relato mediante el cual coloquen la idea de que lo dejan porque han cumplido alguna parte de su ciclo y que han sido necesarios para revitalizar un conflicto y exponer las claves de un conflicto que ha existido y sigue existiendo es particularmente indecente porque es una forma de justiciar la violencia asesina que estos tíos están realizando. Y hay quien tendrá la tentación de poner el contador a cero, pero desde la más elemental de las decencias, decencias intelectuales y morales, hay que colegir que ante estos hechos no hay ni olvido ni perdón.

Muchos están blandiendo la idea de que como ya no nos matan -¡Qué alegría! Ya no nos matan-, habrá entonces que agradecérselo. No se engañen. Si no matan es porque no pueden. Y porque además saben que matar no les ha servido para sus objetivos. Los objetivos eran claros: La independencia de lo que los llaman Euskal Herria, Euskadi; la conquista de Navarra y la expulsión de todo lo que huela a español del País Vasco. Es mayoritario el sentimiento español del País Vasco. Sigue siéndolo.

En Navarra, hombre... Han conseguido meter a un submarino los nacionalistas vascos con la ayuda de alguna que otra excrecencia local, pero Navarra es tozudamente navarra. Ya veremos qué es lo que consiguen.

ETA, con lo que ustedes quieran, sigue con otra serie de medios. Y sé que esa frase es demasiado provocadora. ETA sigue con Otegi. Los Otegis, los bildus, los sortus... ¿Eta sigue en quién ? En los salvajes de Alsasua. En los que patean a dos guardias civiles de paisano y a sus novias, por cierto, chicas. Chicas, a sus novias. Y encima son apoyados por elementos como, volvemos otra vez al gobierno de Navarra, y partidos políticos como Podemos y etcétera, etcétera.

Hace que siempre, siempre ETA va a tener quién les comprenda. Por eso me refería antes a la frase de Julio Cerón: “La ley de la gravedad no va a ser nada en comparación con lo que nos espera”. Julio Cerón, por cierto, tenía una fraseología digna de marco y de mármol. Julio Cerón fue el que cuando llego a España -estaba exiliado, había estado en la cárcel, represaliado, era diplomático, le habían retirado de la carrera- y llega a dictar una conferencia en España, y dice: “Cuando murió Franco el desconcierto fue grande. No había costumbre”. Bueno, pues ese era Julio Cerón.

Y les decía yo, la secuencia. La carta del perdón. Perdón por sectores. La carta de la justificación. La que le adelantó este programa. La carta con el vídeo correspondiente que va a emitir la BBC y, además, con la aparición de Josu Ternera. Digo seguramente pero no se sabe. Y luego, un acto en Francia con todos los golfos estos que se dedican a la mediación. Estos que se dedican al cuento maravilloso de mediar. Un abogado sudafricano, un finlandés, un irlandés, etcétera, etcétera, y con la asistencia de aquellos que siempre han tenido... De aquellos que miran con arrobo este paso dado por ETA. ¿Quiénes? El PNV, Podemos, Bildu y, pásmense, la UGT, que luego se pregunta cómo es que las manifestaciones solo reúne a los liberados y sus familias.

Miren, la paz -hoy lo escribe muy bien Camacho en ABC-, la paz no es solo la ausencia de violencia. La paz son más cosas. Es memoria, es arrepentimiento, es esclarecimiento... Y el dar por hecho que nunca se van a disolver de nuestra memoria los hechos y los que quedan pendientes todavía por conocer. Asique aquellos que piensen que el epitafio de ETA lo puede escribir la propia ETA, cometen un ligero error. El epitafio de ETA no lo puede escribir ETA, lo hemos de escribir los demás sin asomo de tentación de punto final. Esas leyes de punto final que, saben ustedes, han proliferado en algunos países. Desde la dignidad ni si quiera por asomo.

Lo más