Audio

Herrera a las 8, viernes 11 de enero

 

Este viernes se despereza con la noticia de que Juanma Moreno será investido presidente de la Junta de Andalucía la próxima semana

Tiempo de lectura: 2 Actualizado10:19

Bueno, me dirán ustedes, ¿va usted a empezar otra vez será con lo del cambio en Andalucía? ¿Por qué ustedes los andaluces son tan pelmas con este asunto que, créanme, ya han votado y han pactado, va a salir otro presidente? Pues déjelo estar. No. no, miren, Andalucía es un laboratorio de ensayo. Andalucía es, quizá, una previa de lo que pueda pasar en otros lugares de España, ayuntamientos, comunidades, en el general también de todo el país. Y estén muy atentos a lo que ocurre en Andalucía porque, seguramente, tendrán una indicación de los tiempos que han de venir. De los tiempos políticos a los que nos asomamos. Acostúmbrense a que si es elegido, que claro, tiene todavía que ser elegido, Juan Manuel Moreno Bonilla, todo a partir de ahora sea una legislatura con sobresaltos. La editorialista de este programa, Ángela, decía hace un momento: “Prepárate, Herrera, para que este sea un tiempo corto, movido e inestable.

¿Por qué puede ser corto? Porque mañana Ciudadanos se le suelta el relé, saben ustedes tiene un relé que a veces se le suelta, y entonces dice: “Se acabó lo que se daba”. Oiga, mayo está a la vuelta de la esquina. Desde luego, movido porque el Partido Popular, que va a presidir la Junta, tiene por un lado a su socio más natural, que es Ciudadanos, con el que ha pactado y con el que se entenderá sin duda alguna, pero tiene por el otro lado a un socio que quiere visibilidad. Y cuando alguien quiere visibilidad, mueve las fichas del tablero. E inestable porque ciertamente entre el de la izquierda y el de la derecha saltan chispas. Así que todo está cogido por pespuntes. La sisa está hilvanada pero no está cocida.

Miren, antes les contaba y les recordaba, hoy se lo recuerda Santi González en su columna, Rivera cuando pactó con el PSOE aquel documento de gobierno con Pedro Sánchez, era un documento interesante, era un documento asumible, un documento más o menos moderno, centro-izquierda, seguramente hubiera sido útil para España, apeló al apoyo de Podemos, clamó, suplicó, lloró por el apoyo de Podemos, para que Podemos desde fuera apoyara esa coalición de gobierno. Y Podemos, con una cierta coherencia, por cierto, dijo: “Lo siento, no”. Ese, por cierto, fue para Podemos un momento de inflexión hacia abajo.

Y ahora que pacta con el PP y tiene el apoyo de Vox, adjura de Vox. Claro, aquí es fácil pensar, la política cada tiempo tiene su clave. Pero sí quería el apoyo de Podemos, no admite el de Vox. Eso hace que algunos piensen, Ángela, por ejemplo, que la legislatura no será larga, que hay un momento determinado en el que Rivera se canse y dice adiós.