“Mujer no identificada”: el inspector obsesionado con La Dama del Camello

Un agente de la Policía Científica lleva 18 años tratando de identificar a una mujer muerta en una playa de Santander

Audio

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 07:21

“El inspector jefe Guillermo J. Rosewarne vive atrapado por una obsesión: Identificar a la mujer cuyo cadáver apareció hace 18 años en la playa santanderina del Camello.

Cerca aparecieron sus zapatos, un bolso de mano, con 1.200 pesetas, pero ninguna documentación. También había una bolsa con un bote de colonia de bebé y dos trapos de cocina.

Según la autopsia, murió por ahogamiento. Su cuerpo no presentaba ningún signo de violencia. La hipótesis que hoy mantienen los investigadores es que “se adentró en el agua por su propio pie para suicidarse”.

No hay más. Todas las pesquisas nacionales e internacionales seguidas hasta ahora han sido infructuosas. Incluso el lugar de origen de la mujer. El caso sigue siendo un misterio.

El inspector Rosewarne confía en que se resolverá a medida que se desarrollen las bases de ADN, como ocurre en Estados Unidos donde la gente puede buscar a sus ancestros.

Este policía es el único que pone flores en la sepultura de la Dama del Camello como él la ha bautizado, según cuenta hoy El País.

Es una tumba de tierra en el cementerio de Santander, marcada en letras rojas en el libro de registro: “Mujer no identificada. Manzana 44, fila 10, sepultura seis”.

Lo más