Luis del Val: "O es el Consejo de Ministros o es la Conseja de Ministras, seamos coherentes"

Vídeo

 

Luis del Val

Colaborador

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 15:03

He venido escuchando tantos razonamientos a lo largo de este programa que estoy convencido de que lo de Dolores Delgado es muy gordo, pero por muy gordo que sea lo de la señora Delgado, más me preocupa a mí lo de Letonia, sobre todo cuando me he enterado de su número de habitantes. ¿Sabe usted cuántos habitantes tiene Letonia? Si no es letonio o profesor de Geografía Política, no tiene ni idea, cómo me pasaba a mí esta mañana hasta que me he ido a buscar el dato, y me he quedado asombrado. No llegan a dos millones de habitantes. Un poco más que los habitantes de Barcelona y bastante menos que los empadronados en Madrid.

 ¿Y cuántos habitantes tiene España? Más de cuarenta y siete millones de habitantes, como se ha venido publicando estos días. O sea, que vivimos en un país con más de 47 millones de habitantes, y viene un país como Letonia, que no llegan ni a dos millones, y nos moja la oreja, y pasan por delante de nosotros. Por delante sí. Porque el gobierno de Letonia tiene cinco vicepresidentes en el Gobierno, y nosotros nos hemos quedado nada más que con cuatro. O sea, que perdemos cinco a cuatro, cuando en habitantes ganamos cuarenta y siete a dos. Menos mal que a este Pedro no se le pasa una - ¡menudo es Pedro! - y no va a dejarnos en un segundo puesto, con lo progresistas que somos. Si hace falta un vicepresidente más se nombra a Marlaska, y así se hace un guiño a las independentistas y los  independentistos, según el lenguaje progresista. Por cierto, reconozcan que nadie prometió su cargo por el Club de Fútbol Barcelona, ni llevó una bandera república a en la solapa. Lo que no me pareció progresista fue lo de algunas ministras hablando del Consejo de ministras. No, o es el Consejo de Ministros o es la Conseja de Ministras, si vamos a ser coherentes con el lenguaje progresista. Y hay que cambiar el refrán, “del viejo el consejo”, sustituyéndolo por “de la vieja la conseja”, sin perder de vista la Conseja de Administración del Banco Tal o de la empresa Cual. Y antes de que empiecen la reforma laboral progresista, a ver si se acuerdan de que tiene que haber dependientas de comercio, y dependientos de comercio, y que el representante de cualquier cosa pasará a llamarse representanto para que, si es chica, le podamos decir representanta. 

Sin lugar a dudas, esto va a representar un avance que será muy difícil de insuflar en los más de cuatrocientos millones de hablantes en español que no gozan del progresismo del que gozamos en España, pero ahí está el Instituto Cervantes, que podría pasar a denominarse Instituta Cervantas, para poder hacer su labor. Ahora bien, por muy satisfactorio que resulte todo esto, lo urgente es lo de Letonia. Y, si Pedro Sánchez puso en claro quién es el jefe de los fiscales... pues eso, ¿quién es el presidente de Gobierno que puede nombrar los presidentes que quiera? Pues eso. Será muy gordo lo de la señora Delgado, pero lo de Letonia es perentorio. Cinco vicepresidencias como mínimo. Al menos empatar y salvar la honra. 

Audio

 

Lo más