COPE

Se opera para ser mujer y lo hace de nuevo para volver a ser hombre: “Te das cuenta de que es un error”

Walter Heyer desgrana en Fin de Semana su experiencia al cambiarse de género hasta en dos ocasiones

Audio

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 12:06

Walter Heyer ha sido sucesivamente hombre, mujer y hombre. Siempre aseguró en su biografía que pensó que era una niña atrapada en el cuerpo de un niño, desde que tenía 4 años, tal y como explica este domingo a Cristina López Schlichting en Fin de Semana de COPE. Un pensamiento alimentado por su abuela, que le animaba a vestirse de niña cuando sus padres le dejaban a su cargo.

Aún recuerda su vestido púrpura con el que su abuela le ataviaba. Ya a los 42 años, Walter se sometió a una cirugía de reasingación de género y físicamente pasó a ser Laura. “Tiempo después estudié psicología en California y me di cuenta de que la gente que se somete a estas terapias sufren en realidad trastornos emocionales acerca de su identidad y descubrí que es imposible cambiarse de sexo. Sí quirúrgicamente, pero biológicamente no existe el cambio”.

ctv-edu-2cbbfc6f-5d6d-46fe-8526-acfe0c20ee32-heyer walt

Un arrepentimiento habitual

Como explica Walter Heyer en los micrófonos de COPE este domingo, tardó un tramo entre 6 y 7 años en darse cuenta de que la operación que llevaba casi cuatro décadas esperando en realidad se había cometido en un tremendo error. “El alivio es que te has convertido en algo que inicialmente deseabas y el arrepentimiento llega después de 6-7 años y te das cuenta de que es un error”.

Pero más allá de su experiencia personal y de sus propios sentimientos de duda, revela a Cristina López Schlichting que su caso no es ni siquiera único, sino que lo ha visto reflejado en gran cantidad de personas que se ha encontrado en el camino. “Es muy común en personas que se someten a estos cambios. Recibo cartas de personas que se lamentan profundamente el haberse operado”, confiesa a COPE el ciudadano estadounidense.

ctv-4da-fotojet-2

“El 42% trataba de suicidarse”

No obstante, a pesar de que Walter tardó más de 6 años en darse cuenta de que había acabado, no fue hasta dos años después que decidió volver a pasar por el quirófano. “8 años después Walter decidió pasar por el quirófano de nuevo para volver a ser hombre”, relataba Cristina López Schlichting durante la entrevista, océano Atlántico mediante.

El propio Walter Heyer se percató de una realidad muy dura entre las personas que se prestan a una intervención quirúrgica para cambiarse de género: “Viví 8 años pensando que todo era genial y maravilloso hasta que me di cuenta que entre el 42% de las personas que se cambian de sexo intentaban suicidarse”. Ahora, Walter ya no se llama Laura y cuenta su historia a través de medios de comunicación de todo el mundo. Una historia especialmente relevante ahora en España, en plena disputa dentro del Gobierno a cuenta de la nueva ley trans que plantea Podemos.

  • Left6:No existe configuración de publicidad para el slot solicitado



Radio en directo COPE
  • item no encontrado

En directo

Directo Poniendo las calles

Poniendo las calles

Con "El Pulpo"

Escuchar