Boletín

Schlichting: "Los independentistas han venido de puente y no había ogros"

La directora de 'Fin de Semana' analiza la actualidad política

Cristina López Schlichting

Cristina López Schlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:10

Vídeo

 

Hola, España, muy buenos días a ustedes, vosotras y vosotros, a ustedes, ellas y ellos.

Ni rastro de lacitos amarillos, han ido y se han venido, visto y no visto. Hay qué ver cómo han reaccionado los servicios de limpieza que no queda ni rastro de la concentración independentista de ayer e este centro de Madrid. Están corriendo, eso sí, miles y miles de runners, que es ahora como se dice corredores, de la 39 carrera Universitaria de la Complutense, que desarrollan un enorme maratón y, como todos, prefieren hacerse un selfie en la Puerta de Alcalá a corres en la preciosa casa de Campo, mucho más adecuada para las caderas y las rodillas.

Como estaba tan tupido esto de corredores ha tenido que ser la propia Policía Nacional la que me escoltase hasta COPE, lo que les agradezco infinitamente porque de otro modo no podría estar hablando, del follón que hay, que aquí cuando no se manifiestan cazadores o pensionistas, se organizan carreras de todos tipo y color. Y me ha dicho el agente que muchos ciudadanos catalanes se soprendieron de la tranquilidad con que se les acogía en Madrid y que le comentaron que se sientiron muy bien tratados. Pero claro, señores, ¿pero quién les ha dicho que en el resto de España comos trolls dispuestos a comerlos? Quizá sería buena una manifestación así todos los meses, y que los nacionalistas pudiesen pasearse cada mes por una ciudad y comprender que todo el acoso y todo el horror está en su cabeza, no en la realidad.

Mientras ellos venían, yo quería ir a Tarragona a partir de esta tarde, en que empieza, mi fin de semana. Y resulta que ayer busqué AVE y no quedaba ninguno. Todos los trenes completos, claro, de la gente que vuelve de la manifa. Hasta aquí todo normal, lo curioso es que tuve que mirar trenes para mañana, claro, y, oigan, también tuve problemas. Miro el de las ocho, lleno, el de las nueve, las diez ¡hasta mediodía no había plaza! Quiero con esto decir que los independendistas lo que han hecho es puente. Ignoro cómo se las han arreglado para no ir al trabajo hoy, que no es fiesta, pero doy fe de que han venido a Madrid tres días por lo menos. Claro, así estaban ayer los bares, la almendra central, el barrio de Salamanca. Paseaban en grupitos, miraban escapartes de la milla de oro y se tomaban helados en el Retiro. Menudo sol y menuda primavera en ciernes. La gloria. De puente.

Esta es la realidad del procés. Nada de nada. Todo mental y obsesivo, como todos los fanatismos. Hay quien se ha ofendido mucho por su llegada, y yo no lo entiendo. ¿No es libre todo español de manifestarse en su capital? ¿No vienen aquí a hacerlo desde los mineros asturianos a los extremeños que quieren tren? ¿Por qué no pueden venir estos? ¿Acaso no son españoles? Esta es su capital, como la de todos, y ya es hora de que se den cuenta que el follón que están montando es un exceso fuera de lugar. Pues vinieron, gritaron y corearon, cantaron y se fueron, y a otra cosa mariposa, que vienen otros a manifestarse o a correr, que es lo que está verdaderamente de moda.

Torra tuvo toda libertad para dar su opinión. Se cantaron diversas cuestiones y los que han sufrido un patatús son Albert Rivera y Pablo Casado que se han puesto negros con la manifestación.

Pablo Casado ha dicho que si él llega al Gobierno no habrá este tipo de manifestaciones, y Albert Rivera ha señalado que Pedro Sánchez tiene las manos atadas y que por esa razón no protesta de semejante exhibición independentista. Yo creo que han sobreactuado. Podemos discutir el lema, pero que venga y que vengan a menudo es justamente lo que hace falta. Los problemas en el mundo son de otro tenor.

En Nicaragua el régimen que lidera Daniel Ortega ha reprimido esta madrugada una manifestación opositora que tenía lugar en la capital del país. El viernes anunció que prohibía la marcha, pero la oposición la mantuvo.164 personas han sido detenidas en Managua. Los antidisturbios agredieron a periodistas que cubrían la protesta y detuvieron a 31 de ellos.

Y ¿qué decir de nuestra pobre Venezuela? Juan Guaidó acudió este sábado a la ciudad de Valencia, en el estado de Carabobo, donde ante miles de personas que visitará todos y cada uno de los 23 estados de Venezuela para organizar a la población en comandos por la libertad.

Mientras tanto Nicolás Maduro convocaba una movilización en Caracas con miles de simpatizantes chavistas que se congregaron para dar gracias por el fin del apagón eléctrico que ha tenido lugar en los últimos días.

Mi querido Maduro, basta mirar las fotos de Venezuela para ver qué está pasando en las centrales eléctricas. La selva se lanza sobre las torretas de las comunicaciones y sube hasta arriba. Y es que las empresas y las unidades encargadas de realizar la limpieza periódica de vegetación están desarboladas, porque roba tanto el régimen que no hay para atender estas urgencias. Qué bien que tengas ahora una excusa para traer chinos y rusos a Venezuela ¿verdad?

Entretanto miles de manifestantes salieron a la calle. 32.300 manifestantes de los Chalecos Amarillos, de ellos unos 10.000 solo en París, salieron ayer sábado a las calles de Francia, según cifras del Ministerio del Interior. También ha habido movimiento en ciudades como Toulouse y Burdeos. La Prefectura de Policía de París movilizó a 5.000 efectivos. Los altercados en la capital gala llegaron a niveles de violencia que trataron de contener los miembros de seguridad con gases lacrimógenos y cañones de agua. Alrededor de 230 personas han sido detenidas.

Estos son los problemas. En cuanto a España, los problemas son que viene una crisis muy gorda de la que nuestro gobierno no dice ni palabra. La razón son asuntos gordos de fondo: el Brexit y los enfrentamientos económicos entre China y EEUU, el hecho de que Alemania ya no tira e Italia tiene encima una gravísima crisis económica. La consecuencia es que están bajando nuestras exportaciones, que ha empezado a crecer el paro y que, ojo, el consumo de las familias también ha bajado. ¿De esto quién habla? Porque yo sólo veo gastar y gastar, y los viernes anunciar nuevas medidas que no están presupuestadas. ¿Es que nos va a pasar lo mismo que la otra vez? ¿Se puede saber cómo es posible que nadie hable de lo único que importa?

Audio

 

Lo más