Cristina: “Que ahora Sánchez diga 'pío, pío que yo no he sido' de la visita de Zapatero a Maduro, es patético”

No te pierdas el editorial de la presentadora de 'Fin de Semana' de este domingo

Vídeo

 

Cristina López Schlichting
@crisschlichting

'Fin de Semana' COPE

Tiempo de lectura: 4'Actualizado 14:31

Tailandia ha atravesado esta noche una de las peores crisis de seguridad de su historia cuando un soldado, que llevaba más de doce horas atrincherado en un centro comercial de la ciudad de Korat ha sido abatido tras haber asesinado a 27 personas. La pesadilla empezó ayer sábado por la tarde cuando el militar disparó contra su superior, el coronel Anatharot Krasae, contra una mujer de 63 años que trabajaba en la base militar y contra otro soldado en la base militar de Surathampithak. Después robó munición, un rifle de asalto, otras armas y un vehículo militar y se dirigió al centro comercial, llamado Terminal 21, donde las cámaras de seguridad grabaron el tiroteo indiscriminado sobre la gente aterrorizada.

Para intentar reducirlo, las autoridades trasladaron hasta el escenario de los hechos a la madre del asesino, que intentó convencerlo para que se rindiera, pero sin éxito.

A las tres de la madrugada se desató un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, a resultas del cual falleció un policía. Finalmente el tirador fue abatido tras un intenso tiroteo.

Además de las 27 víctimas mortales hay más de medio centenar de personas heridas, 8 de extrema gravedad.

Las cámaras del centro grabaron lo ocurrido y se han transmitido imágenes de la población abandonando aterrorizada el comercio por la puerta trasera.

Se da la circunstancia, y merece la pena comentarlo, de que el soldado retransmititó los primeros ataques a través de la televisión de internet, Facebook Live (la usamos en el programa para las tertulias), que después fue suspendida por la red social, pero no pudo evitarse la transmisión de buena parte de las imágenes. Dirigiéndose a la cámara comentó estar muy cansado. Aparecía vestido con ropa de camuflaje y con la cabeza cubierta con un casco y apelaba a sus posibles seguidores: "¿Debería rendirme?”, les preguntaba.

El suceso entraña una nueva escalada en el narcisismo social de los delincuentes que vamos padieciendo todos y también hace mella en los delincuentes. Grabar en directo un delito e intentar departir con los seguidores de Internet entraña una escalada en la concepción que de la vida: como una película tienen una nueva generación de internautas.

En España hay preocupación porque está resultando muy difícil acceder a los cuerpos de dos trabajadores que el viernes resultaron sepultados en el País Vasco. Los operarios desaparecieron tras el desprendimiento de tierra de un vertedero en Vizcaya. Como la obra estaba trufada de amianto y la lluvia y la inestabilidad del terreno han complicado las labores del rescate, no se han podido llevar a cabo la recuperación de los cuerpos. Alberto Sololuze, de 62 años, y Joaquín Beltrán, de 51 años, son los dos trabajadores que permanecen desaparecidos tras el alud de 500.000 metros cúbicos de tierra y escombros. Hoy se reanudan las tareas de rescate.

En Pamplona ha tenido lugar una manifestación de cientos de personas contra el traspaso de las competencias de tráfico al Gobierno foral tras el pacto del PSOE con el PNV, la gente quiere que la Guardia Civil siga haciéndose cargo de las competencias de tráfico. La manifestación ha tenido lugar dos días después de una nueva agresión a un agente de la Guardia Civil en Alsasua y pone de manifiesto la distancia entre la realidad que vive la gente y la simpatía hacia la Benemérita y las imposiciones políticas, torticeras e interesadas, verdaderamente grave.

Y para el final he dejado hoy el comentario político porque es ahí, en el final de la crónica donde merece estar. Después de la noticia de ayer de que José Luis Rodríguez Zapatero se había reunido en Caracas con el dictador Maduro y su vicepresidenta Delcy Rodríguezel ministerio de Exteriores hacía pública una nota insólita señalando que el expresidente había viajado estrictamente en condición de ciudadano particular. El texto añadía expresamente “sin ostentar ningún cargo de representación y sin mandato alguno del Gobierno de España. El Gobierno no tiene ningún comentario que hacer al respecto”. ¡Qué interesante! Maduro, por el contrario, se felicitaba en su cuenta de Twitter. “Importante visita explicaba del expresidente español José Luis, quien nos ha acompañado de manera decidida en este proceso de diálogo permanente que emprendimos los venezolanos para alcanzar la paz definitiva”.


 


De verdad, aquí no hay quien entienda nada. Ya es patético que, en plena visita a España de Guaidó, José Luis Ábalos se viese en Barajas con la segunda de Maduro. Llueve después sobre mojado cuando Zapatero remata el encuentro, se va a Caracas y se cita de nuevo con Delcy Rodríguez, pero que ahora Pedro Sánchez diga “pío, pío que yo no he sido”, llega a niveles patéticos.

¿Cómo se puede intentar engañar a todo el mundo mundial? El presidente se está pasando. Una cosa es tomar el pelo a los medios de comunicación vendiendo ¡siete versiones diferentes de lo que pasó en Barajas!, otra, mirar para otro lado por lo de Zapatero, pero pretender ahora, con aclaraciones no pedidas, que no tienen nada que ver con ello es, sencillamente, tomar por tonta a toda la opinión pública. Se intenta evitar pisar los callos que se están pisando, y es escandaloso.

Tanto los socios europeos como los americanos habían manifestado ya su incomodidad por la reunión de Delcy Rodríguez y Ábalos, pero es que el representante del departamento de Estado de los EE.UU. para Venezuela, Elliot Abrams, acaba de expresar que no entiende lo que pasó en Barajas. También entre la oposición de Caracas cunde la inquietud y el parlamento local ha pedido una investigación.

Audio

 

Señor Pedro Sáncez: se puede engañar a todas las personas algún tiempo, a algunos todo el tiempo. Pero, sencillamente, a todos todo el tiempo y en el mundo entero es, sencillamente, imposible.

En directo2

El Partidazo de COPE

Con Juanma Castaño

Escuchar