Diálogos

Con Lorenzo Silva y Sole Giménez

Sábado de 18h a 19h

'Diálogos'

Sonsoles Ónega: "Pienso que la cámara de tv es mi abuela Sole y a ella se lo cuento todo"

Tercera y última entrega de la mini temporada de verano de ‘Diálogos’ de 2018. Esta vez, con Sonsoles Ónega de ‘Ya es mediodía’ en Telecinco y Mar Amate de ‘¡Buenos días Javi y Mar!’, Cadena 100.

  • item no encontrado

Redactora COPE

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 21:14

Tercera y última entrega de la mini temporada de verano de ‘Diálogos’ de 2018. En esta ocasión escuchamos la conversación entre dos mujeres, que aman su profesión, a la que llegaron por su pasión, y que muestran su preocupación por la igualdad entre hombres y mujeres.

Son Sonsoles Ónega y Mar AmateÓnega presenta el programa ‘Ya es mediodía’ en Telecinco, además ha escrito varios libros y en 2017 recibió el Premio de Novela Fernando Lara por ‘Después del amor’. A Mar la escuchamos todas las mañanas en Cadena 100 junto a Javi Nieves en ‘¡Buenos días Javi y Mar!’ y es un referente de la radio musical. Ónega no hizo caso a sus padres y decidió estudiar periodismo y fue el amor a la música la que llevó a Amate a la radio con apenas 16 años.

Se mueven en distintos medios por los que sienten curiosidad. Y esa curiosidad es la que hace que conozcamos la admiración que se tienen la una de la otra, y de ahí conocemos el ‘truco’ de Sonsoles Ónega cuando se enfrenta a la cámara de televisión “pienso que la cámara es mi abuela Sole, que tiene 90 años, y a ella se lo cuento todo. Tiene que entender lo que contamos y es así como intento concentrarme”. Es que para Sonsoles su abuela es fundamental en su vida porque como dice “me ha enseñado a trabajar y ahora que se está haciendo mayor, me enseña a envejecer con esa vitalidad que tiene”.

Las dos recuerdan cómo llegaron a la profesión. En el caso de Mar cuenta que “yo ya trabajaba en la radio y tenía la sensación de que era algo inestable y busqué un plan B y estudié psicología. Pero al final nunca he ejercido mi profesión”. Sonsoles lo tenía claro “yo quería ser periodista, no recuerdo no haber sido otra cosa, aunque mi padre no quería”.

A pesar de tenerlo claro y disfrutar de lo que hacen, llega el momento en el que las dos se confiesan y cuentan qué les hubiera gustado ser. Y las dos coinciden, tanto a Sonsoles como a Mar les hubiera gustado ser médicos, una profesión que las dos definen como importante y que tienen muy presente en sus vidas. Como dice Mar “cuando ves el trabajo de los médicos y enfermeros en un hospital ves la realidad y se te quita la tontería”; y a Sonsoles le gustaría meterse de lleno en la “investigación de la diabetes tipo 1 en busca de una cura para esta enfermedad” ya que la padece su hijo.

Tras este paréntesis en esta charla, vuelta de nuevo al periodismo y al debate sobre el uso de las redes sociales. Las dos la utilizan pero con ciertas reservas, a Mar al principio no le convencía mucho pero “tengo unos oyentes muy benévolos y es verdad que soy bastante amable y no me meto en fregados”. A Sonsoles le parece que “estamos creando un mundo de locos”; y las dos resaltan y se sorprenden con ese odio que se vive a veces en las redes, la falta de respeto y educación que nos encontramos en ellas y muchas de las veces de gente anónima, como destaca Mar “que se pone detrás de un avatar” para cometer esas faltas.

La escritura es otra de las pasiones de Sonsoles Ónega, y así lo refleja en los libros que ha escrito. Cuenta Ónega que “la literatura me ha enseñado a ser paciente, escribir es durísimo. De pequeña pensaba que cuando publicara mi primera novela me dedicaría a escribir exclusivamente, pero no es posible”. Como gran lectora, Mar confiesa que “hay tres cosas sin las que no podría vivir: música, libros y comida”.

Un pequeño resumen de una conversación en la que Ónega y Amate nos descubren muchas cosas que no conocemos de ellas y en la que nos muestran algunas de sus preocupaciones como la importancia del papel de la mujer en la sociedad, la familia, la necesidad de tener más tiempo……

Lo más