Boletín

¿Sería posible otro robo de explosivos como el del 11-M?

La Guardia Civil ha explicado en COPE los controles que realiza para evitar robos de explosivos como el de Mina Conchita  

E.P.

Tiempo de lectura: 1' Actualizado 15:42

El minero asturiano José Emilio Suárez Trashorras fue condenado a 34.715 años de cárcel por los atentados del 11-M. Era el cabecilla de la llamada “trama asturiana” que robó los explosivos utilizados para volar los trenes de Madrid aprovechando la falta de controles en la tristemente famosa “Mina Conchita”. ¿Sería posible repetir ese robo quince años después?. “Es bastante difícil que pudiera repetirse un robo de explosivos porque los controles se han incrementado y son exhaustivos”, asegura en COPE Ramón Rodríguez, secretario general de la Unión de Guardias Civiles.

En los últimos quince años, según Rodríguez, no se han producido en Asturias robos de explosivos.

“Al menos una vez al mes se revisan todos los polvorines y todas las instalaciones donde se hace uso de explosivos y, evidentemente, tiene que quedar registrado cada consumo”, explica. “Hay más rigor y más vigilancia que hace quince años y la garantía es mayor”.

Los controles de explosivos se mantienen “al cien por cien” pese a que la actividad minera en Asturias ha quedado reducida a la mínima expresión tras el cierre de todos los pozos que no eran rentables salvo el San Nicolás de Hunosa que continúa activo. “Donde haya explosivos no cabe el relax”, asegura.

De los cinco asturianos condenados por los atentados de Madrid sólo permanece en la cárcel Trashorras. El exminero fue detenido el 30 de marzo de 2004, a las tres semanas del atentado. Tres años después, la Audiencia Nacional le condenó al considerar probado que suministró el explosivo que necesitaban los radicales para fabricar las mochilas bomba que colocaron en los trenes. Concluyó que su colaboración había sido necesaria para que se produjera la muerte de 192 personas y que era corresponsable material. El Tribunal Supremo ratificó después esa sentencia, convirtiendo a Trashorras en el español con la condena más elevada de la historia.

Lo más