Una pedicura de peces provoca que una mujer pierda los dedos de un pie

Los peces 'Garra rufa' pueden provocar graves enfermedades

Una pedicura de peces provoca que una mujer pierda los dedos de un pie

COPE.ES

Tiempo de lectura: 2' Actualizado 22:16

Victoria Curthoys es una australiana de 29 años que contrajo una infección con el tratamiento de pedicura de peces en un balneario mientras estaba de vacaciones en Tailandia.

Días más tarde tuvo una infección en el dedo gordo de su pie derecho. La infección fue tan grave que los médicos tuvieron que amputarle el dedo entero.

Dos años después le diagnosticaron que la infección de su pie de debió al masaje que recibió en la pedicura de peces de Tailandia. La infección se fue repartiendo por los demás dedos del pie llegando incluso a provocar que perdiera todo los dedos.

En una entrevista en el diario 'The Sun' aseguró que cuando tenía 17 años recibió un corte en la parte inferior de mi dedo gordo después de cortarlo en un vaso. "No noté que estaba cortado, ya que estaba en la parte inferior del pie y no me causaba ningún dolor. Me llevó un tiempo darme cuenta de que estaba allí, así que para entonces ya tenía una infección en el hueso, por lo que los médicos amputaron la mitad del dedo gordo del pie”.

“Cuando estaba en Tailandia, decidí utilizar un spa de peces. No pensé en nada porque había visto al propietario configurar el sistema y parecía muy limpio, pero no sabía lo equivocada estaba”, añade la joven.

Victoria Curthoys

Imagen de Victoria Curthoys publicada por 'The Sun'

"Terminé teniendo otra infección ósea en el dedo gordo del pie y los médicos tardaron más de un año en descifrar qué tipo de error tenía. Cuando se dieron cuenta de qué era, me habían comido todo el hueso del dedo del pie y había estado sufriendo de enfermedad todo el tiempo. Finalmente decidieron quitarme por completo el dedo gordo del pie. Me sentí aliviada de poder volver a mi vida sin estar enfermo todo el tiempo y estaba decidido a mejorar, para poder mostrarles a los médicos que había estado en lo correcto todo el tiempo”, expresa Victoria.

"En noviembre de 2016, mis médicos tomaron el tercer y cuarto dedo del pie, pero por alguna razón dejaron el dedo pequeño del pie. Debido a que el pequeño dedo del pie era el único que quedaba, lo seguí golpeando y cuando caminé, y toda la presión iba al dedo gordo del pie", concluye. Finalmente, los médicos decidieron amputarle todos los dedos del pie derecho.

Lo más