Consejos para no hacer el ridículo en la cena de Navidad de la empresa

¿Cómo debes ir vestido? ¿Cómo debes comportarte? Respondemos a tus dudas

Consejos para no hacer el ridículo en la cena de Navidad de la empresa

Shutterstock

  • item no encontrado

Redactor COPE

@AlvaroRubio8 | Agencias

Tiempo de lectura: 3' Actualizado 11:42

Aunque muchos trabajadores no reciben regalo, las celebraciones navideñas siguen siendo cita ineludible en la mitad de las empresas españolas.

Según datos de Infojobs, concretamente, el 52% de los encuestados declara que su empresa organiza algún tipo de celebración para sus empleados con motivo de la Navidad y, de estos, el 83% no falta a la cita.
 


El principal motivo para ir a la cena navideña es "charlar con los compañeros de una manera más distendida", para el 58,5% de los encuestados. Sin embargo, un 12,5% de los trabajadores reconoce que va "por compromiso".

Para charlar, por compromiso, por tradición de la empresa… Estos aspectos los hemos decidido tratar con la opinión de una experta en protocolo, porque creemos que no todos sabemos cómo asistir a una cena de Navidad de empresa y así intentaremos no hacer el ridículo.

Julia Gil, responsable de Relaciones Externas y Protocolo del Real Jardín Botánico de Madrid y colaboradora docente de ISEMCO, considera que debemos dedicar tiempo y atención asistamos de una u otra manera, y por supuesto podemos apuntar algunas pautas para sentirnos protagonistas, bien si somos jefes o empleados. Nos da las siguientes claves:
 

¿Cómo debemos comportarnos si somos jefes?


“Es muy importante hacer que el invitado se sienta bien tratado. Cuanto más cuides la cena y la preparación, mejor será el resultado. Hay miles de fórmulas que hacen que el empleado se sienta protagonista ese día”, nos explica Julia Gil.

- La elección del sitio es fundamental.

- La invitación a la cena/evento/fiesta debe ser enviada a todos los empleados y debe llegar a tiempo para que todos puedan prepararse con antelación.

- El jefe debe recibir a los empleados, sobre todo si hablamos de empresas pequeñas.

- El jefe debe crear un acercamiento entre los empleados.

- Ese día se pueden organizar distintas actividades que provoquen el acercamiento y la relación entre los empleados, para que se sientan protagonistas. Que no sea una cena sin más.

- El jefe tiene que ser el reflejo de lo que se celebra en esa cena/fiesta.

ctv-f5z-shutterstock 530512282



 

¿Cómo debemos comportarnos si somos empleados?


“El empleado debe saber dónde está y con quién está. No debemos olvidar que al día siguiente tenemos que volver a nuestro puesto de trabajo. Hay que tener control, saber disfrutar sin excedernos”, destaca Julia Gil.

- Debemos tener especial cuidado con el alcohol.

- A la hora de comer, “no se trata de hacerlo como si no hubiera un mañana”. “Hay que comer con tranquilidad y disfrutarlo”.

No hablar más de la cuenta. Debemos actuar con normalidad. Hay que ser comedidos.

ctv-ndj-shutterstock 495486562


- El móvil no debe estar presente en la mesa.

- Hay que evitar la publicación de fotos en redes sociales en las cenas de empresa, porque no es lo correcto. “Puede haber compañeros a los que no les guste que se publique su imagen en redes. Estaría bien pedirles permiso antes de publicar nada”, añade la experta en protocolo.

- La elección del vestuario es fundamental. Debemos ir vestidos acordes con el sitio y la ocasión. “Hay que tener ilusión y poner interés en el vestido que elijamos. Ir con el mismo atuendo que has llevado ese día al trabajo demuestra muy poco interés por nuestra parte ”.

 

¿Por qué no se asiste a la cena?


Entre el 17% de los empleados que no suelen asistir a esta celebración, casi uno de cada tres prefiere montar una celebración alternativa con los compañeros que mejor se lleva.
 


Por su parte, un quinto de los encuestados argumenta "problemas para conciliarlo" con su vida personal y solo un 8,5% reconoce que son "un auténtico aburrimiento".

Las cenas y comidas navideñas suelen organizarse por la empresa pero en el 89% de los casos son los empleados quienes tienen que pagarla. Es decir, solo un 11% de los encuestados declara que la empresa paga la celebración, pero que los empleados tienen que hacerse cargo de algunos costes derivados de la misma, como los desplazamientos o suplementos de bebidas.

Lo más