Adopta un "gatito" abandonado y cuando lo lleva al veterinario no puede creer los resultados

Conoce la sorprendente historia que ha vivido Florencia Lobos durante los últimos tres meses

Vídeo

 

COPE.es

Tiempo de lectura: 1'Actualizado 22 nov 2019

Hace tres meses Florencia Lobos, una joven argentina de 18 años residente en la provincia argentina de Tucumán, se encontraba pescando en la localidad argentina de Santa Rosa de Leales cuando de repente escuchó un ruido procedente de una cueva. La joven decidió entrar en la cueva y allí se encontró a dos "gatitos" hambrientos y desamparados que no se separaban de su madre fallecida.

Al ver a los pequeños animales en aquella situación y pensar que se trataban de dos "gatitos", Florencia decidió adoptar a ambos felinos. Uno de los cachorros falleció a la semana pero el otro de ellos sobrevivió. Durante más de tres meses el animal se crió bajo el cuidado de Florencia hasta que un día llevó al animal al veterinario por una fisura en la pata trasera. Fue durante esa visita cuando la joven descubrió que el animal que durante meses había cuidado no se trataba de un gato sino de un puma yaguarundí.

Lo joven, que nunca había sospechado de que el animal que había acogido no fuese un gato, se había llevado una buena sorpresa. "Le gusta jugar, morder y corre bastante rápido. Le gustaba subirse a la mesa y saltar desde ahí, creía que era normal", comentó la joven.

Tras descubrir la especie a la que pertenecía el animal que había adoptado, Florencia decidió hacer lo más adecuado y ponerse en contacto con la Fundación Argentina de Rescate Animal (FARA), asociación que en la actualidad se encarga del cuidado del animal hasta que este pueda volver a su hábitat natural y que ha dado a conocer la historia a través de un post en la red social de Facebook.

Lo más