El queso que compras en el supermercado podría no ser queso

Son derivados lácticos que la industria fabrica usando una base de restos que sobran en lafabricación de quesos

El queso que compras en el supermercado podría no ser queso

 

Antonio Mateo
@matteos_a

Redactor informativos COPE

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 01:11

Seguro que se te hace la boca agua si empiezo a dibujar en tu mente la hamburguesa perfecta. Queso cheddar que se derrama por los bordes de ese disco de carne ¿apetece verdad? Pues ese queso que tanto te gusta podría no ser queso.

Lujan Soler, es especialista en el sector láctico y es decana del Colegio Profesional de Diestistas-Nutricionistas de Madrid, ha contado a Fuera de Carta que en la industria “no se desperdicia nada”. Durante la fabricación se producen restos que no se desperdician. La empresa láctica los utilizas para crear una linea especial de productos más baratos y que podemos encontrar como “especial sándwich”. Ni tienen las mismas cualidades gastronómicas ni el mismo valor nutricional. Son una fuerte fuente de hidratos de carbono que no hacen bien a la salud.

¿Cómo reconocer un derivado lácteo?

Lo principal cuando hablamos de nutrición es “aprender a leer las etiquetas”. Un queso tiene tres ingredientes: “leche, sal y cuajo. A veces, fermentos lácticos pero nada más”. Estos derivados tienen una lista de ingredientes más larga y, entre ellos, el primero es “queso”. Esto es lo que debe encender todas las alarmas. Hay que añadirle otra serie de ingredientes para que parezca, huela y sepa a queso: “entre ellos, sales fundentes (para que se derrita como la hamburguesa de la que hablábamos al principio), derivados de almidones y féculas o mantequilla.

Y otra manera de poder detectar estos derivados es mirando el envoltorio. La legislación permite fabricar estos productos pero no te deja que le llames “queso”. Por lo que aparecen como “especial sándwich”, pero en ningún lado aparece esa denominación.

Los más habituales son los quesos en lonchas, “hay empresas que si elaboran el queso y lo lanchean pero otras que no” y otros tipos de quesos como el especial para fundir, los tranchetes, mousse o quesos rallados”.

Otros productos

Sucede igual en productos como el jamón cocido. Si encontramos un producto que no menciona en su envoltorio en el jamón, y pone palabras como fiambre no es buena señal. Y sucede igual que con el queso, tienen una alta cantidad de hidratos de carbono.

Hemos hecho la prueba, y hemos comparado dos productos. Un fiambre york, tiene con 7,5 gramos y otro con una calidad extra puede contener hasta “0,6 gramos”. Y es que realmente la diferencia está en la cantidad de ingredientes que llevan que añaden nutrientes poco saludables.

Lo que puede suponer un verdadero problema para personas con diabetes “que deben limitar la cantidad de hidratos de carbono y si no son conscientes de lo que están comiendo puede suponer un problema”.

Etiquetas

Lo más