Boletín

VILLASECA (TOLEDO)

La madurez de Isiegas y la capacidad de Gutiérrez puntúan ante encastados 'cebadas'

El cuarto festejo del Alfarero de Oro dejó las orejas paseadas por Jorge Isiegas y Héctor Gutiérrez y la vuelta al ruedo a un novilo de Cebada Gago.

Héctor Gutiérrez con la oreja cortada al tercer novillo de Cebada Gago en Villaseca de la Sagra

 Héctor Gutiérrez con la oreja cortada al tercer novillo de Cebada Gago en Villaseca de la SagraCOPE.es

Sixto Naranjo
@sixtonaranjo

Director de ‘El Albero'

Villaseca de la Sagra (Toledo)

Tiempo de lectura: 2'Actualizado 23:34

Entró Jorge Isiegas a última hora en el Alfarero en sustitución del lesionado Tomás Rufo y lo aprovechó bien en su primer novillo. El de Cebada Gago que abrió festejo tuvo nobleza aunque le costó siempre rel último tramo de muletazo. Muy firme y asentado el novillero maño, que a base de colocación y toque fue haciendo romper al novillo. Los naturales tuvieron buen aire y una última tanda a derechas fue la más rotunda llevando hasta el final al ‘cebada’. Una estocada atravesada dio paso a una petición mayoritaria que el palco no quiso atender. Injusta decisión. Las dos vueltas que dio tuvieron sabor a reconocimiento cabal de la afición de Villaseca.

El cuarto fue otro astado exigente y encastado con el que Isiegas demostró su poso de novillero maduro. A base de toques fue imantando al novillo y extrajo series de mucho mérito. Una al natural fue cumbre por ligazón, profundidad y expresión. Tras una estocada entera y dos golpes de verduguillo, Isiegas pudo tocar pelo con merecimiento.

El primero del lote de Aquilino Girón trajo buenas hechuras. Bajo y con cuello. Después tuvo sus dosis de nobleza aunque siempre con desigualdad en sus embestidas. La labor del granadino no terminó de decir nada. Todo muy plano. Una estocada precedida de dos pinchazos dejaron todo en silencio.

El quinto fue el novillo más vareado de carnes del sexteto, algo que compensó con dos pitones muy astifinos. Después el animal se movió con mal estilo. Girón puso voluntad pero escaso brillo artístico a lo realizado. A la hora de entrar a matar recibió un puntazo en el muslo derecho.

Sorprendió en su debut en Villaseca Hector Gutiérrez. El mexicano firmó una primera faena de alto nivel ante un encastado novillo de Cebada. Muy asentado y pasándoselo muy cerca, las tandas tuvieron mando y ligazón. Muy rotundo todo. Quizá sobraron las dos ultimas tandas. La estocada viajó atravesará y ralentizó la muerte del utrero. La oreja cayó por mayoría de pañuelo. La vuelta al ruedo al novillo sonó a premio desmedido.

El sexto fue otra cosa. Más incierto y sin entrega. Gutiérrez cuajó un notable saludo a la verónica. Después, muleta en mano, se atornilló en el ruedo para tratar de gobernar las embestidas de su oponente. El final, metido entre los pitones, llegó a los tendidos. Una estocada baja dejó el premio reducido a una vuelta al ruedo.


FICHA DEL FESTEJO 

Villaseca de la Sagra (Toledo), lunes 9 de septiembre de 2019. 4ª de Feria. Tres cuartos de plaza.

Novillos de Cebada Gago, bien presentados aunque de desiguales hechuras. De juego encastado y noble en conjunto. Todos tuvieron posibilidades en el último tercio. El 3º, 'Labrador' de nombre, fue premiado con la vuelta al ruedo.

Jorge Isiegas, que sustituía a Tomás Rufo, dos vueltas tras petición y oreja tras aviso.

Aquilino Girón, silencio y saludos tras aviso.

Héctor Gutiérrez, oreja y vuelta al ruedo.

Lo más